Las masas son manipulables… mecanismos para aprovechar esa vulnerabilidad hay muchos y, por si no lo habían notado, no hay momento donde los encargados de lucrar con esas flaquezas sociales se pongan más a trabajar que los periodos electorales.

Me gustaría empezar, antes de entrar en materia, hablando de cómo a mucha gente le han visto la cara de un tiempo para acá, particularmente a adultos jóvenes y adolescentes, a través de una idea que difunden como parte de una noción de contracorriente que los hace sentir intelectuales por llevar la contra a las mayorías con “argumentos” que “parecen” lógicos, pero que no sobreviven a un análisis mínimo de sus cimientos.

  • Dejen de quejarse del gobierno, no importa lo que hagan los políticos, el cambio está en uno.

A más de una persona he visto pararse el cuello oronda y orgullosa por sentirse “bien chingón y talachero” y tirarle a los que no están de acuerdo con él o ella de huevones quejosos. Así que quizá a más de uno haga sentir mal decirle que esa idea es una mentira diseñada para que:

1.- Dejen de exigir transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad de los políticos, que a final de cuentas son EMPLEADOS del pueblo.

2.- Siga imperando la impunidad.

3.- Todos se convenzan de que, sin excepción, quien está en una situación jodida es porque así lo quiere y no hace la lucha.

De todos los puntos, el tercero es clave, porque pretende hacer olvidar que vivimos en México, un país donde más de la mitad de la población enfrenta algún grado de pobreza en su modo de vida y enfrenta a las personas de clase media con las de las clases bajas, dejando con impunidad tanto a los políticos como a lo peorcito de la clase empresarial que en su gran mayoría ha sido corrompida por la doctrina neoliberal que pone a la ganancia por sobre todo, hasta la gente y el planeta mismo. (Atrás quedaron los tiempos de esa clase empresarial generosa y consciente de que viendo por el trabajador veían por ellos mismos; al dar a sus empleados beneficios que las leyes aún no preveían).

Somos cerca de 110 millones de personas y si se tragan el cuento de que más de la mitad de esa cantidad de personas “está jodida porque quiere”, no hay ni cómo ayudarlos, especialmente si crecieron en un hogar sostenido por padres con un buen nivel de educación y empleo que evitó que alguna vez conocieran las carencias y el modo de vida de gente que son incapaces por ello de entender.

El segundo punto de este engaño es la naturaleza misma de la palabra “cambio”, el cambio no “está” en uno, EMPIEZA en uno, que es muy diferente. El cambio de una sociedad, como DEBERÍA ser LÓGICO PENSAR, REQUIERE de TODOS los actores de dicha sociedad. De nada le sirve a un buen mandatario tener un pueblo mediocre, pero de nada le sirve a un pueblo luchón tener líderes corruptos e incompetentes.

Y esto es algo que los jóvenes adultos que critican a los pobres sin entender la vida que llevan deberían consultar con sus padres, porque muchos de los adultos maduros que los criaron atravesaron severas devaluaciones y cataclismos económicos generados por empresarios y políticos corruptos e inútiles. O en escenarios recientes, pudiendo ir todavía más allá de lo económico, basta rescatar tragedias como la de la guardería ABC, que ocurrió por negligencia de la autoridad y en la que decenas de niños cuyos padres estaban TRABAJANDO murieron quemados. ¿El cambio está en uno y no importa lo que haga el gobierno? ¿En serio?

No puedes pararte enfrente de la gente a decirle que el cambio está en ellos y que si están jodidos es porque quieren si tuviste padres que entendieran y te enseñaran la importancia de ir a la escuela y que vieran que nunca te faltara alimento, ropa o techo. Pero más aún, si eres un ignorante de la historia al nivel de no saber la cantidad de gente que, a pesar de lo trabajadora que fue, perdió todo lo que tenía en devaluaciones y crisis económicas, o que perdió hijos por negligencia de una autoridad, representa una falta de entendimiento profunda de cómo funciona el mundo y, en toda honestidad, la gente se ve mejor cuando no opina de cosas que no entiende o que profundamente ignora.

¿Qué tiene que ver todo esto con Nuevo León?

TODO.

Como pasara en el país entero las pasadas dos elecciones presidenciales, una polarización social está teniendo lugar en el estado, una que se debe a la cantidad de mensajes y manipulación que uno y otro adversario político han usado, con las masas como carne de cañón que discute y hasta flagela relaciones de familia o amistad por la preferencia electoral.

¿Qué carajos nos está pasando? ¿No entendemos?

Bueno, déjenme ponerlo tan claro que es IMPOSIBLE no entenderlo.

El trabajo de un político en campaña es MENTIR, y esto es un hecho sin importar partidos o ideologías. Un candidato no te va a decir qué le falta o a qué no le sabe que sea necesario para el puesto que quiere alcanzar.

Lo he dicho antes y lo diré de nuevo, un político hablándole “bonito” a un electorado que lo apoya es como un depredador sexual invitando a niños pequeños a una fiesta con dulces y pokemones dentro de su van sin ventanas. AMBAS lacras desgraciadas pretenden abusar de sus oyentes y sería fantástico ver, por una vez, que Juan pueblo no se las cree del primer chango que llega y dice que es diferente, aunque todavía apeste al partido que dejó porque vio que ahí no le darían el hueso.

¿Cuál es la importancia de una victoria “independiente”?

Antes de responder la pregunta les diré algo, de todos los candidatos no se hace uno y no los invito a votar por nadie, porque no quiero dañar mi reputación recomendando lacras, aunque sea la lacra menos mala (que en este caso es IMPOSIBLE distinguir, porque todas son nefastas). Es triste y ofensivo cuando la oferta electoral parece cerrarse y estar decidida entre “lacra abanderada por la estructura corrupta de siempre” y “lacra hambrienta de poder que dejó hace meses la estructura corrupta de siempre”. Simplemente asquea.

Dicho eso, he visto muchas opiniones y editoriales que hablan de la importancia de una victoria independiente en los próximos comicios como una salida a la presión acumulada por el hartazgo social, todo ello dando voz a una ciudadanía que ha sido cruelmente manipulada hasta el punto de pasar por alto toda una serie de hechos que deberían saltarle a la vista.

1.- NUNCA hubo verdaderos candidatos INDEPENDIENTES en esta contienda:

Y me disculpan, pero militar de toda la vida en un partido para salirse cuando no te dan un hueso “por los tuyos”, para mí no te hace independiente, ni rudo, ni valiente, sino que evidencia tu sed de poder y los extremos a que estás dispuesto a llegar para obtenerlo.

2.- El “precedente” que dejaría en realidad una victoria “independiente”.

Peor que no tener una victoria política “independiente” para “sentar precedente”, es el precedente que sentaría la victoria independiente de un candidato que aún no se borra sus colores anteriores porque no le han salido a los tallones para todos los otros corruptos pasivos hambrientos de poder que no han obtenido sus huesos deseados. ¿No pueden visualizarlos a todos salivantes cantando “¿Si el pasó, yo también?”. Yo no los visualizo, si este chicle de simulación de candidaturas independientes pega, LOS PROFETIZO y de mí se acordarán.

Piénsenlo, porque si gana un “independiente” en una campaña sin independientes, tienen razón, les estarían mandando un fuerte mensaje a los partidos de siempre, que su estructura ya no es necesaria para que las lacras corruptas en sus entrañas logren sus añoranzas de poder.

3.- El hartazgo social.

Más de un editorialista ha apuntado que si ganan los partidos de siempre el hartazgo social puede “estallar”, lo que son declaraciones por demás irresponsables. Pero se está fallando tremendamente al ver algo fundamental. ¿Qué le pasaría al hartazgo social si gana un “independiente” que de independiente no tiene nada cuando la gente descubra que es IGUAL que los del partido de siempre PORQUE NO TIENE NI UN AÑO QUE SALIÓ DE AHÍ?

No veo a ningún editorialista hablando al respecto y eso me da mucha tristeza, porque quiere decir que falta mente crítica y materia gris, ya no para desmenuzar la complejidad de los sucesos, sino para poder ver los elementos más básicos de lo que ocurre.

Al punto.

Este texto no pretende decirle a nadie por quién votar, pero sí hacer un llamado a dejar de permitir que los manipulen y les vean la cara, a que dejen de repetir como loritos entrenados lo que les dicen los políticos, cuyo único interés es valerse de ustedes para llegar al hueso que tanto salivan por conseguir.

No es “votar por algo que no se sabe cómo será en lugar de algo que se sabe que fallará”, cuando una opción es igual a la otra.

Esta es una invitación a REVISAR HECHOS, pero no los que les diga el político en su folletito o su bonito sitio web. ¿Quieren hacerse los inteligentes ante los demás? Sumérjanse en lo que los medios decían de los candidatos cuando todavía no se sabía que lo serían, busquen diarios de cuando ejercieron sus últimos cargos, de sus logros, de sus escándalos, de lo que se les descubrió y de sus actitudes sospechosas. El mejor voto no es uno que se ejerza en favor de lo que “luzca diferente”, sino uno INFORMADO.

Los políticos los atiborrarán de ideas como la de “el voto útil”, “el voto de castigo” y muchas más, pero al final el voto es un ejercicio de conciencia y no se trata de votar para que no gane uno u otro, sino votar, en buena fe y conciencia (que no se puede tener si sólo te informaste de lo que el candidato de tu preferencia te alimentó) por el candidato que SEPAS (por estar informado) que es el mejor (o menos peor), no importa si no gana, porque sólo el día que TODOS asumamos esa actitud dejará de importar toda esa idiotez del “voto útil”.

Por ahora, no olviden, el próximo 7 de junio tenemos una cita con las urnas, así que dejen de fanatizarse, los políticos son SERVIDORES que quieren TRABAJAR PARA NOSOTROS, no son rockstars, no son salvadores de la sociedad y TODOS MIENTEN. Si votan basados en un discurso o promesas de campaña, son la tercera peor clase de votante, superada sólo  por quienes venden su voto o los que de plano no lo ejercen (y tampoco es que quienes no se informen estén TAN lejos de ese nivel de bajeza).

Gracias por leer.