Todo empezó con la sugerencia del entonces conspirador mayor de la ahora extinta comunidad de internet llegada a conocer como VNN, buscando convencer a un servidor de compartir en la forma de un blog sus enfoques y puntos de vista… cosa que, hasta ese momento, no había considerado a pesar de dedicar parte de mi tiempo libre a expresarlos y debatir al respecto en los foros de discusión de dicha comunidad.

Así nació este espacio, siendo pues, “Esa voz en tu cabeza” la representación de las visiones que de la vida tiene su autor, Jesús Alberto Álvarez Ramírez. En el que un servidor deja de manifiesto sus opiniones sobre los más diversos temas (Política, religión, amor, filosofía, medios, sucesos de actualidad y cultura pop en general) que, en toda honestidad, sólo a él le interesan, en última instancia, siendo este espacio escrito, por lo mismo, primeramente para mí.

Zarex

Como concepto, por el contrario, este espacio nace por una de las distintas gamas del proceso de pensamiento, de la que toma su nombre, siendo Esa voz en tu cabeza la que está en todo aquello que tendemos a dar por sentado e ignorar, aunque a veces sea muy obvio… esa voz en tu cabeza apela a tu pensamiento lateral y alternativo, pero también te recuerda aquellas cosas obvias y exhorta al despertar de tu sentido común cuando debes… aunque no sea lo que en ese momento se desee… por lo que la obviedad es parte de este espacio, sin embargo, no es la clase de obviedad que tendemos a reconocer, aunque es de dominio popular.

Y es que… ¿Quién no ha escuchado alguna vez esa voz dentro de si, esa voz que te invita a usar el sentido común y actuar con prudencia, pero que más de una vez es ignorada? Tú, sabes, esa voz que habla en nuestro beneficio y a la que más seguido de lo que conviene ignoramos…

Espero que eso sea lo que este espacio llegue a representar eso mismo, un llamado a la prudencia y a escuchar al sentido común, aún cuando no sea lo que nos convenga…

Por su tiempo y atención, mil gracias.

Atentamente:

Jesús Alberto Álvarez Ramírez. (A.k.a. Zarex).