Después de la liberación de Florence Cassez hace unas horas y de su apresurada salida del país, programada para más tarde esta misma noche, se enardece el debate de la impunidad en México, y con razón; sin embargo, en su sed de justicia, un gran número de personas está dando la salida equivocada a su frustración.

Los culpables de la liberación de esta mujer, los destinatarios de la ira popular, no deben ser los jueces que le abrieron la puerta, sino las autoridades incompetentes y el proceso lleno de irregularidades y un obvio y vergonzoso montaje televisivo que viola cualquier tipo de derechos de todos los involucrados (víctimas y victimarios por igual); estas personas, encargadas de capturar y procesar a los criminales, bajo la batuta de su jefe, Genaro García Luna, jugaron con la ley en busca de gloria, y al hacerlo, le ataron las manos a los jueces para seguir reteniendo a Florence; con repercusiones por venir para el resto de los detenidos.

Televisa no se queda atrás en responsabilidad, y, de hecho, la PENOSA disculpa de Carlos Loret, que sólo deja de manifiesto su poco profesionalismo, deja mucho que desear; en especial al tratarse de hechos de los que la mayoría de la gente dentro de los medios se percataron.

De lo dicho en el pasado video, les rescato la siguiente cita:

“… En retrospectiva, con un análisis más minucioso de todas las imágenes, creo que pude haber descubierto el engaño; al calor de la noticia, como el árbitro de fútbol que no tiene acceso a la repetición y debe decidir de pronto, no lo hice, y lo lamento…”

Habiendo comenzado su frase con “en retrospectiva” y afirmando que de haber hecho un análisis más minucioso de las imágenes, pudo haber descubierto la verdad, ¿Vale compararse con un árbitro que no tiene acceso a repetición si el cuenta con la memoria electrónica de Televisa?

De cualquier manera, aún cuando Loret y Televisa sean honestos en su ignorancia sobre el montaje, no dejan de ser responsables, pues precedentes legales donde la ignorancia no es causal para ausencia de responsabilidad, sobran en nuestro país; a fin de cuentas, los nombres de la propia Televisa y de algunos de sus trabajadores (o ex-trabajadores) que ahora están en el ojo del huracán, como Amador Narcia, Pablo Reinah y el mismo Carlos Loret de Mola, a sabiendas o a ciegas, son los que le detuvieron la pata a la ley, mientras García Luna y sus efectivos la mataban, condenando a su caso y regalándole la libertad a Florence y quizás a más detenidos a corto, mediano o largo plazo.

Tenemos que entender, como sociedad moderna, que no podemos trabajar bajo un esquema a medias… y el sistema legal, y con él toda la sociedad, tenemos que cargar con las fallas e incompetencia de los representantes de la ley y el orden. El momento en que pensemos que “está bien” retirar o violar los derechos a quien creemos culpable de algo y que actuemos en consecuencia a ese pensamiento, abrimos la puerta a que los derechos de todos puedan ser violados en cualquier momento.

La presunción de inocencia y el debido proceso, que ya han sido abordados en este espacio, son importantes, pues defienden de la ley al acusado, hasta que se le pruebe su culpabilidad, como debe de ser, PARA TODOS.

¿Quieren indignarse?, es perfectamente entendible y natural, pero apunten su ira a los verdaderos responsables, García Luna, Televisa y sus colaboradores implicados en el telemontaje; ellos Y SOLO ELLOS le regalaron a Florences Cassez su libertad, obligando a los jueces a liberarla con su ignorancia o presuntos engaños.

Llegamos al final, por ahora. Recuerden que pueden seguir este espacio por Facebook y a un servidor en Twitter, o estar al pendiente de las novedades a través del hashtag #EsaVozEnTuCabeza.

Gracias por leer.