Continúa este esfuerzo gubernamental por disipar las dudas, temores y preocupaciones de la sociedad mexicana, relegándolas al papel de “mitos”, con el vocero de seguridad, el doctor Alejandro Poiré, continuando como el funcionario que sigue dando la cara como interlocutor de un gobierno que se dice abierto y transparente, pero que no acepta argumentos e ideas y nociones de nadie ajeno a él.

El gobierno limita a "10 Mitos" la serie de ideas que la ciudadanía tiene sobre su lucha contra el crimen.

Al final, como muchos medios han recalcado, a raíz del uso de una palabrita que se volvió la favorita de este gobierno, “percepción”, que la así llamada “guerra de las percepciones”, está siendo perdida por el gobierno… y está siendo perdida precisamente porque el gobierno cree que puede manipular la realidad a través de manipular la percepción de los ciudadanos… y la verdad es que tampoco se les puede culpar por intentarlo, pues, a fin de cuentas, es el modo en que se mueve la política mundial (por ejemplo, así ganó George W. Bush su reelección en Estados Unidos), pero lo triste viene al darnos cuenta de que el gobierno, para este punto, ya debería haberse dado cuenta de que esa táctica no ha funcionado, ni funcionará, en lo relacionado a esta ahora llamada “Lucha por la seguridad”, pues en esta, la era de la información, toda fuente de noticias y datos se conoce rapidísimo, a pesar de las declaraciones del gobierno… y es preocupante que ante tantos escenarios en donde esta táctica de manipular la percepción de la gente con respecto a estos temas ha fallado, el gobierno quiera seguir intentando el equivalente de mirar al cielo y por millonésima vez convencernos de que no es azul, sino amarillo… pues, al final, como dice el conocido cliché “el verdadero loco es quien repite las mismas acciones una y otra vez, esperando resultados diferentes”.

Con eso en mente, comienza el análisis de la entrada del blog del Doctor Alejandro Poiré de esta semana, además, pongo a su consideración el segundo video liberado por el gobierno federal, con el objetivo de desmentir el segundo mito… que las fuerzas armadas no violan sistemáticamente los derechos de la población:

“Mito: Las fuerzas armadas han suplantado a la policía y violan sistemáticamente los derechos humanos.” El cuál es, obviamente, de inmediato calificado como “FALSO” por el video… para después definirnos que la realidad es que “Las fuerzas armadas se han desplegado sólo en algunas localidades y siempre a petición de las autoridades locales, para contribuir al cumplimiento de sus tareas.”

Con esto comenzamos… obviamente sí, las fuerzas armadas están desplegadas sólo en algunas localidades… pero el punto desde un comienzo ha sido claro… “LAS FUERZAS ARMADAS NO ESTÁN HECHAS, NI PENSADAS PARA USARSE ASÍ”, y si bien son los gobiernos locales quienes las piden, ha sido una iniciativa del gobierno federal ponerlas como una opción, exponiéndolas a situaciones para las que no están entrenadas, desgastándolas a ellas, a sus miembros, a su buen nombre e imagen y exponiéndolas a ellas y a la población a todas aquellas situaciones que han generado, como dijo alguna vez el presidente, todos esos “daños colaterales” (osea, los más de 40,000 muertos que van contabilizados desde que comenzara esta “guerra”.)

Posteriormente el video señala que es en dichas zonas, especialmente complicadas, donde las fuerzas armadas fortalecen a la autoridad y, según ellos, debilitan a los criminales… lo cual recae en otro punto controversial, pues, se ha sabido, el ejército miente en cuanto a las bajas que sufre en los enfrentamientos en sus reportes (Pues hace unas semanas hubo, por medio del IFAI, un reporte dado a conocer a un ciudadano que lo pidió, estableciendo las bajas militares… obteniendo un reporte con cifras mucho mayores a las de los reportes oficiales), otro punto es que, el así llamado “fortalecimiento de la ley”, es, cuando menos, relativo, pues a pesar de los cruentos enfrentamientos y los grandes arrestos, la violencia y las bajas ciudadanas siguen a la alza… osea que, ¿En serio están debilitando a los criminales? Es difícil decirlo si sus organizaciones resultan como la mítica hydra, a quien, si le cortas una cabeza, dos toman su lugar (Lo que nos da a ver cómo el gobierno eligió la aproximación menos idónea para este problema y de una forma impulsiva, por más que aleguen haber “estudiado el problema” y “diagnosticado una estrategia”, según el primer “mito”.

Argumentan, “Su presencia (de las fuerzas armadas) es focalizada y el número de elementos asignados a cada localidad se define a través de criterios estratégicos tras valorar la situación criminal.” Aquí el problema es la ambigüedad de la declaración, que es un problema constante de las declaraciones de Poiré y de las contenidas en estos videos… que aseguran tal o cual cosa sin sustentarlo con nada más que su implícita “palabra de honor”, que en política todos sabemos, no vale tanto… por lo que al final, es muy difícil comprobar su veracidad.

“Las fuerzas armadas están orientadas por el honor, el amor a la patria y la vocación de servicio con completo respeto a la legalidad.” Yo no dudo que el ejército esté tapizado de soldados y oficiales representativos de esta declaración y que la cumplan al pie de la letra, sin embargo… demasiados casos hay de violaciones a los derechos humanos y de encubrimientos, tanto por parte del mismo ejército, como de parte del gobierno federal, para los mismos… como los casos de estudiantes de Tec de Monterrey muertos en fuego cruzado, la familia acribillada en el municipio de Escobedo, también en Nuevo León, por “error”, al igual que la familia a quien soldados dispararon en un retén, matando a los hijos de la misma… así que el “completo respeto a la legalidad” no está garantizado… pero esto es, de nuevo, culpa de un gobierno federal, que expone a soldados entrenados para situaciones de combate en TERRENOS ENEMIGOS a situaciones que NO ESTÁN CUBIERTAS por dicho entrenamiento…

“Las instituciones que apoyan a la población en casos de desastres naturales… son las mismas que sirven a la comunidad en esta lucha por la seguridad de todos los mexicanos y mexicanas.”, aquí, por desgracia, se nos intenta chamaquear con un chantaje sentimental, pues, si bien es cierto que los servicios prestados por el ejército en tiempos de paz cuando ha sido necesario luchar contra desastres naturales son innegables, también es cierto que “una de estas cosas no es como las otras… es diferente de todas las demás”, pues los infortunios causados a la población durante esta “lucha”, tampoco los podemos borrar… difícilmente un argumento para desmentir el “mito” en cuestión.

Ahora llegamos a lo bueno, porque la siguiente declaración tiene mucha cola que le pisen: “Las fuerzas armadas respetan los derechos humanos. Muestra de ello es que sólo el 1.7% de las quejas contra el ejército y la marina ante la comisión nacional de derechos humanos ha resultado en recomendaciones.” Esto está mal, en muchos sentidos, primero, por la desviación que se hace de los sonados casos que se mencionaban antes en esta entrada, los estudiantes del tec, las distintas familias acribilladas por retenes o soldados en camionetas, las violaciones a mujeres durante operativos, entre demasiados otros ejemplos para citar prevalecen como ejemplo de que, al menos algunos elementos de las fuerzas armadas SI VIOLAN LOS DERECHOS HUMANOS y a pesar de que pretendan desestimarlo, UN SOLO CASO SERÍA DEMASIADO, así que aún cuando sólo se tratara del 1.7% que se traduce en recomendaciones de la CNDH, pues es mucho (Pero obviamente no hay garantía de que sólo los casos que derivan en recomendaciones de la CNDH sean legítimos), al final, es como los escándalos de pederastia de la iglesia católica… muchos pueden abogar por clamar que el porcentaje de padres que abusaron de niños fue mínimo, pero aparte de que UNO SÓLO HABRÍA SIDO DEMASIADO, tenemos a todo el mecanismo institucional de la iglesia que trató con vehemencia de ocultar los escándalos y proteger a los culpables… o al final… ¿Habrá alguien que sostenga que las recientes reformas a la ley que permiten a tribunales civiles juzgar a soldados no nacieron de una necesidad de evitar la impunidad que se observó en muchos de los distintos casos en que las fuerzas armadas si violaron los derechos humanos de ciudadanos? No creo…

“Las fuerzas armadas han aceptado y están dando cumplimiento al 96.7% de las recomendaciones de la CNDH”, aquí, sobre hacer notar lo mencionado en el párrafo anterior, pero la pregunta que salta a la mente es, ¿Qué recomendaciones representa ese 3.3% que las fuerzas armadas no han aceptado y a las que no están dando cumplimiento?”, dada la naturaleza esquiva y llena de ambigüedad de estos videos… creo que nunca lo sabremos…

Quizás el hecho de que se nos diga “Más aún, tanto la SEDENA como la SEMAR han firmado convenios de colaboración con la CNDH para desarrollar actividades de capacitación, formación y sensibilización de los derechos humanos dirigidas al personal militar” intranquilice a más de uno por ser la clase de declaración que prueba el punto contrario al que su emisor busca… simple lógica, si las fuerzas armadas respetan los derechos humanos, ¿Es necesario firmar convenios con la CNDH para desarrollar actividades de capacitación, formación y sensibilización de los derechos humanos dirigidas al personal militar?, pues no… y no me malentiendan, es bueno que se tomen estas medidas, es un paso bien dado para eliminar los factores que incapacitan a un ejército de ejercer funciones en su propio territorio… pero el hecho de que estas medidas sean necesarias es un reconocimiento implícito de que son una respuesta a una problemática existente, que debe resolverse y que no puedes llamar “mito”, tan simple como eso.

“Las fuerzas armadas son instituciones que nos llenan de orgullo a todos los mexicanos y mexicanas”, aquí, reconociendo que hay miembros de las fuerzas armadas dignos de todo honor y reconocimiento, podemos notar dos errores garrafales en esta frase… el primero, no creo que las víctimas de abusos a los derechos humanos o los parientes que les sobreviven a los ciudadanos acribillados por militares estén orgullosos de las fuerzas armadas… el segundo… nada logramos con idealizar instituciones que, a todas luces, terminarán, como casi todo en la vida, siendo tan fuertes como su eslabón más débil… las fuerzas armadas son instituciones tan falibles como los seres humanos que las componen y cualquier intento de convencernos de lo contrario es, como mínimo, peligroso y potencialmente dañino y causante de las impresiones negativas que de ellas se quieren evitar…

Al final, se remata diciéndonos, a modo de síntesis “Es falso que las fuerzas armadas han suplantado a la policía y violan sistemáticamente los derechos humanos. Pues están brindando un apoyo temporal y necesario a los cuerpos policiales locales. Con estricto apego a la ley y respetando los derechos humanos de la población.” Refutar esto es enteramente posible, pero si tú, lector, has llegado hasta aquí, sabes que sería redundar sobre todo lo dicho en los párrafos anteriores.

En su texto complementario, el doctor Poiré ofrece la misma información que el video, ofreciendo números para algunos de los porcentajes que menciona, pero sin dejar de ser esquivo o ambiguo en cuanto a detalles del tema en cuestión… por lo que abordar lo dicho en el mismo, sería, de igual manera, redundar sobre lo ya dicho…

———————————————————————————————–

Por ahora me despido no sin antes, como siempre, recordarles que pueden seguir este espacio por Facebook (en “Esa voz en tu cabeza“) y por Twitter (a través de @ZarexAvatar o revisando el hashtag #EsaVozEnTuCabeza con regularidad) y dejen sus comentarios y opiniones, tanto del contenido actual, como de lo que les gustaría ver, les aseguro que serán leídas con agrado y respondidos a la brevedad.

Gracias por leer.

Fin de la entrada.