Esta iba a ser la entrada correspondiente al Mártes Político de esta semana, pero por cuestiones de tiempo no pudo ser incluida ayer, así que la incluyo en este Miércoles Libre, esperando sea de su agrado.

———————————————————————–

Cae en la obviedad señalar lo mucho que la Internet ha venido a cambiar y revolucionar nuestras vidas, pero como con todo lo que logra un impacto similar, una serie de implicaciones difíciles de abordar y por las que muchos se dan por aludidos empiezan a emerger… ante ellos, los intereses se empiezan a manifestar y grupos de poder empiezan a su vez a tomar partido en ellos…

Caricatura sobre el control de internet (Con Copyright del Herald Tribune)

Esta tendencia es obviamente alimentada por el papel crucial que Internet y, sobre todo, las redes sociales en ella, jugaron en las manifestaciones y revoluciones sociales en Túnez, Egipto, Libia y ahora, hasta en España…

Aunque claro, estos intentos de gobiernos por controlar el Internet tienen antecedentes también, pues algunos países llevan yaalgo de tiempo imponiendo reglas en la red (China es el mejor ejemplo de ello, uno que se está queriendo emular en algunos otros países), pero ahora es que podemos ver el inicio de la tendencia de intentos en occidente de ejercer cierto control sobre la red, pero claro, debidamente enmascaradas.

La semana pasada el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, presentó su “Estrategia internacional para el ciberespacio“, misma que en este espacio se mencionó durante el pasado “Sábado de Pastiche“, en esta estrategia, Obama dice que se hace el intento por convocar a poner “reglas de etiqueta” en una Internet igual de libre que la que hoy tenemos. Sin embargo, el documento muestra una serie de párrafos y menciones preocupantes que dejan bien claro que Estados Unidos se dotará a sí mismo de responder “como sea necesario” y “con todos los apropiados medios a su disposición” a cualquier actividad en Internet que este país considere una “Amenaza”, ahora toca definir… ¿Qué es una amenaza? Pues esta clase de ambigüedad y falta de claridad es la que corrompe esta clase de intentos de proponer una regulación sobre cualquier tema… Obviamente, entre las muchas cosas que saltan a la mente, más de uno pensará en Julian Assange y Wiki Leaks, pues actualmente Estados Unidos no tiene un marco legal para perseguir esa clase de actividades fuera de su país… mismas que, obviamente, considera “amenazas”, la pregunta es ¿De qué derechos dota la inciativa internacional para el ciberespacio a Estados Unidos ante “amenazas” como Wiki Leaks? (Digo, aparte de los escándalos sexuales que Assange tuvo tras ser considerado amenaza por Estados Unidos… lo hace a uno preguntarse si el presidente francés Nicolás Sarkozy habrá acudido a la misma fuente para encargarse de Strauss-Kahn de la misma manera… digo, si es el caso…)

Los párrafos fatídicos de esta iniciativa serían los siguientes: ”Cuando haya justificación, Estados Unidos responderá a actos hostiles en el ciberespacio como haríamos frente a cualquier amenaza que provenga de otro país”, Esto bien puede ser emitido como una declaración que pretende mantener el orden, pero más de uno la percibirá, como es natural, como la actitud de un nuevo bully en el mundo cibernético… actitud que se ve coronada por la declaración siguiente: “Nos reservamos el derecho a usar todos los medios necesarios -diplomáticos, informativos, militares y económicos- en forma apropiada y consistente con la ley internacional para defender a nuestra nación, nuestros aliados, nuestros socios y nuestros intereses”, la pregunta sería ¿Cómo podría ser una forma apropiada y consistente con la ley internacional de usar, digamos, por mencionar sólo uno, los medios militares de Estados Unidos ante una amenaza de Internet? ¿O los económicos? En un territorio inexplorado como el de la pretención de establecer “reglas” en Internet, el autonombrado árbitro, que no debería poder serlo dado todos los intereses que tiene de por medio y nublan su objetividad, no debería ser tan críptico en sus explicaciones, pues, tal como está redactado este documento, claramente hay mucho potencial para tomarse licencias y libertades que a este país no corresponden (ni a ninguno) que podrían ser peores que los “males” que pretende combatir.

La otra cara de la moneda se pudo empezar a ver ayer, durante el inicio de una cumbre en Francia, presidida nada menos que por el presidente de esa nación, Nicolás Sarcozy y con la asistencia de los presidentes de muchas de las más grandes compañías de medios e Internet (Google, Facebook, entre otras).

El bloque Europeo está entre las regiones que muestran más apertura en cuanto a regular el tremendo potencial de libertinaje que Internet presenta, sin ocultar tan bien como creen su miedo de que la red se les salga de control como en las revueltas en distintos países del continente africano en los últimos meses…

Durante la apertura de esta cumbre, cuyas conclusiones, se dice, serán abordadas durante el G8 la semana entrante, Sarkozy dijo “El universo que (internet) representa no es uno paralelo, libre del imperio de la ley, libre de la moral y de los principios fundamentales que gobiernan la vida social en los países democráticos”, lo cual tiene mucho sentido, pero como sabemos, es fácil para la gente inteligente racionalizar sus propios delirios… sin embargo, lo que no es fácil es convencer a todos con lógica implacable cuando todo lo que haces es maquillar de bien público tus intereses, cosa que la siguiente declaración deja mejor de manifiesto “Desde el momento en que internet se convirtió en parte de la vida de la mayoría de la población, sería una contradicción mantener al gobierno lejos de este inmenso foro. Nadie puede o debe olvidar que los gobiernos en las democracias son los representantes legítimos de la voluntad popular”, pero no sobra preguntarse si, tal como dice Sarkozy, los gobiernos son, más allá de la teoría, los representantes legítimos de la voluntad popular, pues, por un lado, sí, los pueblos democráticos los eligen, pero por el otro, una vez electos, son sus criterios los que gobiernan, no siempre de acuerdo al clamor o la voluntad popular del pueblo que los eligió… basta preguntarse ¿Quiere realmente el pueblo francés… o, para el mismo caso, cualquier otro pueblo, que sea su gobierno el que directamente dicte controles y regulaciones sobre Internet? Pregunta importante sobre todo en estos días, en que Internet ha demostrado ser más el salvaguarda del clamor popular de muchas naciones que sus propios gobiernos…

Toda esta cumbre y declaraciones se dan en el mismo marco en el que la Unión Europea hará recomendaciones a sus países miembros, entre ellas usar a los proveedores de servicios de Internet como detectores de todos los usuarios que descarguen ilegalmente música, películas y demás contenidos protegidos por derechos de autor, mismos que, declara la comisión europea, por la manera en que están establecidos en algunos países de la UE, impedían el crecimiento de algunos de ellos… sin embargo, la discusión ética permanece… ¿Qué diferencia hay entre violar los derechos de los ciudadanos espiando sus llamadas y revisando sus casas sin causas probables o sospechas de conductas ilegales y revisar de la misma manera sus actividades en Internet? Estos son pasos peligrosos hacia una reprobable abolición no sólo de la privacidad, sino de la presunción de inocencia… en los que, ahora si, todos seremos culpables de algo hasta probarnos inocentes… algo que es muy triste y, a pesar de lo dicho por Sarkozy, difícilmente es un eco de las voces populares que los gobiernos dicen representar legítimamente.

Toda esta ambigüedad, todas estas declaraciones escuetas, faltas de claridad, de elaboración, de complejidad y abiertas a una interpretación convenenciera de un árbitro nada objetivo se ven coronadas por la legislación que se pasó en la India, donde el gobierno acaba de aprobar una serie de leyes que pretenden remover de la red cualquier comentario “objetable” en un plazo no mayor a 36 horas tras recibir una queja de parte del gobierno…

Y aunque el gobierno parece definir lo “objetable” como algo “muy dañino, acosador, difamatorio y blasfemo, obsceno, pornográfico, pedófilo, invasivo de la privacidad de otra persona, con odio, racista, que aliente a lavar dinero o apostar, o que viole la ley de cualquier otra manera”, la verdad es que la definición sigue siendo tan abierta que mantiene el potencial de impedir la debida libertad de expresión del pueblo y dejando al aire la sospecha perfectamente válida de tener tintes que pretenden prevenir revueltas ciudadanas en las redes sociales como las que se han dado en el continente africano…

Como ven, un gran tsunami se viene encima de todos los internautas en el mundo, uno que tenemos que afrontar unidos y sin miedo a dejar oír nuestras voces ante nuestros gobiernos y todos los que amenacen con meterse con nuestros derechos y nuestras libertades… pues a pesar de que la definición de Sarkozy de los gobiernos como representantes legítimos de la voz del pueblo… tampoco hay que dejar a estos dirigentes políticos olvidar que ni esa representación legítima debe superar a la voz literal de dichos pueblos que, si se hace oír con la debida fuerza dentro del marco de la ley, es, por la naturaleza que el mismo Sarkozy resalta, OBLIGACIÓN de los gobiernos, RESPETARLA y, sobre todo, OBEDECERLA, pues, antes que nuestros representantes son, NUESTROS EMPLEADOS.

—————————————————–

Así llegamos al final, esperando hayan encontrado este texto interesante y recordándoles que pueden seguir este espacio por Facebook (en “Esa voz en tu cabeza“) y por Twitter (a través de @ZarexAvatar o revisando el hashtag #EsaVozEnTuCabeza con regularidad) y dejen sus comentarios y opiniones, tanto del contenido actual, como de lo que les gustaría ver, les aseguro que serán leídas con agrado y respondidos a la brevedad.

Gracias por leer.

Fin de la entrada.