Como muchos de ustedes, a mi puerta llegan con cierta regularidad los llamados “Testigos de Jehová”, pero a pesar de que la raíz del tema de hoy venga de un encuentro con una de estas personas, no es necesariamente religiosa.

El problema que siempre tengo con estas personas, es que tienen un problemita para entender que no me interesa su mensaje… intención que se ve en extremo aumentada cuando menciono las palabras “soy agnóstico”, por lo que tratan, primero, de conocer mi modo de pensar respecto a la religión y la espiritualidad y luego, tratan de convencerme de sus “verdades”.

Hay veces que por medio de la amabilidad y diplomacia que me caracterizan (y no, no es un eufemismo =P) logro zafarme de su intento de evangelizarme, sin embargo, hay algunos de ellos que no dan el espacio y respeto que con amabilidad les demandas, siendo demasiado insistentes en sus intenciones a lo que yo, mentalmente, sólo atino a decir “Ok amigo(a), abróchate el cinturón que ya sacaste boleto.”

Es bien sabido que estas personas son adoctrinadas para no pensar en que sus intentos evangélicos son una falta de respeto a la diversidad de pensamiento de nuestra sociedad y que, a pesar de ser insistentes y no siempre respetar, sus intenciones son buenas (aunque pensar que por ello sus acciones están “justificadas” es llevarlo lejos… a fin de cuentas, las religiones son el mejor ejemplo de la frase que reza “el camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones”, sólo que ese infierno lo construyen aquí… siempre aquí…), por ello realmente me cuesta aceptar su desafío de intentar convencerme, porque no tienen la capacidad de llevar un debate con una persona informada o más importante, carecen del conocimiento para dicho fin y lo que es peor… eso es lo que se espera de ellos…

Y este es precisamente el objetivo de su publicación insignia, la mentada “Atalaya”, propaganda principal de sus ideas del mundo, un pastiche de ideas, que claro, se tiene toda la libertad de creer… pero que, tristemente, está llena de contenido cuya validez y autenticidad objetiva no podría sobrevivir a las pruebas lógicas más rudimentarias.

Mi conversación con este hombre comenzó, como muchas, con la educación de darle la oportunidad de hablar, ante su insistencia, pero con la convicción de no perder media hora de mi tiempo dejándome aleccionar y sermonear sobre falacias lógicas, por lo que, como siempre me propongo, respondería a cualquiera que el hombre me presentara, con calma, con respeto, pero con convicción…

Y dicho momento no tardó mucho en llegar, cuando este hombre, recapitulándome un artículo de la atalaya, me habla de las maravillas del cuerpo humano, de las manos, de los ojos y luego cita a un “científico”, cuyo nombre no tuve a bien memorizar, que comentaba que, parafraseando, “Si Darwin se hubiera percatado mejor de las maravillas del cuerpo, y de la naturaleza en general, habría considerado con más calma sus teorías evolutivas”, a lo que respondí con un “No, señor, con todo respeto, ese comentario no tiene base alguna”, a lo que él responde “Pero vamos, es un científico, ¡Vamos a escucharlo! ¿No?” y yo repliqué “Esa es una carnada, o dígame usted, si un científico viene diciéndole algo como eso y 100 vienen a decirle todo lo contrario, con evidencia además, ¿Los escuchará usted?”, a lo que respondió que no había que ser ciegos, que la única explicación a la vida es Dios y yo le pregunté en qué se basaba para sostenerlo, él levanta su cabeza, extiende sus brazos a los lados y afirma “por todo lo que veo a mi alrededor” a lo que le solté mi argumento clásico para esa clase de planteamientos “¿Sabe usted lo que es un gogol?”, el hombre respondió que no sabía y me pidió explicar su significado “Un gogol es un 1 seguido de mil ceros, es un número”, el hombre asiente, esperando el meollo del asunto, así que prosigo “Es un número tan grande que para escribirlo hace falta más de una vida… y si tuviéramos un papel alargado con la secuencia del uno al gogol escrita en él a lo largo, abarcaría más de la mitad del universo conocido… y aún así, si a pesar de la relatividad del tiempo pudiéramos determinar la cantidad de cosas que podrían y que de hecho, sucederían en todo el universo durante un sólo segundo, el gogol terminaría siendo un número insignificante… así que ¿Quiere usted decirme que con esa clase de números en juego usted considera imposible que las condiciones para la vida sólo tengan una posibilidad? ¿Que sólo Dios puede explicarlo?” el hombre, naturalmente, se puso a la defensiva “Pues claro, de otro modo es como poner un tazón lleno de canicas de colores, tirarlas y que se agruparan solas por colores”, a lo que repliqué “Primero que nada, si tuviera el mismo número de tazones que de probabilidades en el universo e hiciera lo mismo con todos ellos, eventualmente las canicas de uno terminarán cayendo agrupadas por colores… de otro modo, usted me está reduciendo el tamaño del universo al de un tazón con canicas, lo que no sirve en un debate” el hombre se molestó y cuestionó mi agnosticismo preguntándome si creía en las matemáticas y juzgándome de hipócrita cuando le dije que si, sin entender que la apertura a las posibilidades del agnosticismo no implica aceptar negar o aceptar la veracidad de todo lo que te dicen, sino de aceptar que todo es POSIBLE, sin que ello tenga que querer decir que todo es FACTIBLE ni PROBABLE… ante esto, el hombre me dijo, cansado de una discusión donde su adoctrinamiento no servía, que tenía que seguir su camino, puesto que había “mucha gente esperando” por su mensaje, a lo que le dije que siguiera adelante con confianza, que yo también tenía cosas que hacer, “muy bien, y ojalá le cambie su mentalidad”, fue su respuesta… “La suya también, ojalá encuentre la apertura que necesita…” fue la mía… tras lo cual nos deseamos buen día mutuamente.

Lo que siempre me viene a la mente en situaciones como esta que, dicho sea de paso, a pesar de ejemplificarlas con este relato sobre un religioso, se aplican a todo tipo de aspectos de la vida humana no necesariamente relacionados con la religión, es la analogía de la caverna, de Platón… Creo que para la gente de todas las religiones es difícil acomodar los filtros o los distintos lentes por los que percibimos la realidad, pues, tan sólo como un ejemplo, este hombre del que les hablo vio como algo absurdo cuando le plateé que todo lo que ve a su alrededor, humanos incluídos, están formados por materia procedente de estrellas que explotaron hace miles de años… y sin embargo, no tiene problema en la creencia implícita de que una serpiente que habla fue la culpable del exilio del ser humano del paraíso por convencer a una mujer formada a partir de una costilla de comer una manzana de un árbol mágico…

Pero reitero, aunque el ejemplo sea religioso, este predicamento se aplica a todo aspecto de la vida humana…

Regresando a la analogía de la caverna, en ella, Platón propone un escenario teórico en el que tenemos un espacio cavernoso de varios niveles, al fondo del cuál hay varios hombres, presos y encadenados desde su nacimiento, de manera tal que lo único que pueden ver es el fondo de la cueva… detrás de ellos, hay un pasillo que conduce a un nivel superior de la caverna, donde existe una hoguera, que ilumina el fondo que los hombres encadenados ven y por la cual desfilan hombres con distintos objetos que proyectan todo tipo de sombras que los hombres en cadenas perciben como única realidad y al ser lo único que conocen desde su nacimiento, se ven obligados a aceptarlo como realidad… poco después de la hoguera, sin embargo, se encuentra la salida…

Analogía de la caverna de Platón.

Ahora, lo encantador de esta analogía viene cuando Platón nos propone lo que pasaría si uno de estos hombres en cadenas fuera liberado y pudiera salir de la cueva… el cambio de percepción del mundo que dicho hombre tendría, primero, al pasar al nivel superior de la cueva, viendo la hoguera y los objetos que proyectaban las sombras, su anterior realidad absoluta… y posteriormente, por si no fuera suficiente, este hombre vería el paisaje fuera de la cueva, el cielo y el sol mismo… Ahora, ¿Qué pasaría si este hombre regresa para tratar de liberar a sus otrora compañeros de encierro? Platón nos plantea que el hombre sería la burla de sus compañeros y que, si los libera, estos podrían incluso matarlo a la primera oportunidad… y que, ante el choque indirecto con la verdad, estos, probablemente caerían en negación, sin encontrar nunca el valor para abandonar el nivel inferior de la caverna, ni ver otra cosa que aquellas sombras, para ellos tan reales…

Claro, Platón hace toda una serie de análisis sobre este escenario, básicamente de cada aspecto de la vida humana de su sociedad… pero por ahora, lo que nos compete, es quedarnos con la implicación más directa para con el contexto del tema… la historia, sobre todo la religiosa, pero en general, como un todo… ha probado, sin lugar a dudas, que las implicaciones mencionadas en el mito de la caverna son ciertas… incluso en el ámbito científico, muchos investigadores y teóricos han sido ridiculizados en su tiempo y momento, ante la incapacidad de la comunidad científica establecida de aceptar conocimiento nuevo… para que, con el tiempo, más de uno de estos visionarios fuera reconciliado con la verdad tras sus afirmaciones…

Pero ahora, el punto de todo esto es que, a este mundo venimos a muy pocas cosas de importancia, venimos a aprender, a enseñar y a ser felices… a TODAS esas cosas… y todas las implicaciones y conexiones entre ellas, dejar de hacer una de ellas es llevar una vida incompleta… o ser partícipe o incluso causa de conflicto con los demás… creo que, como seres pensantes, tenemos un compromiso con la verdad, con buscarla y con, en la medida de nuestras posibilidades, que, como raza, reconozco que no son muchas, aún… entenderla… pero nunca lo lograremos mientras no entendamos que la verdad viene con la aceptación de cuantas más posibilidades podamos concebir, dando a cada una su lugar, pero sin ridiculizar ninguna… (sólo dándole su valor, así sea un uno infinitesimal), sólo así podemos aspirar a salir algún día de nuestra cueva… y tener una mínima esperanza de comprender lo suficiente el mundo que hay fuera de ella…

—————————————————–

Así se llega al final de este Lunes Filosófico, que espero haya sido de su agrado… también recordándoles que pueden seguir este espacio por Facebook (en “Esa voz en tu cabeza“) y por Twitter (a través de @ZarexAvatar o revisando el hashtag #EsaVozEnTuCabeza con regularidad) y dejen sus comentarios y opiniones, tanto del contenido actual, como de lo que les gustaría ver, les aseguro que serán leídas con agrado y respondidos a la brevedad.

Gracias por leer.

Fin de la entrada.