Por cuestiones ajenas a mi voluntad llegué a pensar que la entrada correspondiente a este día no podría ser realizada, por fortuna llegué raspando de un compromiso de trabajo con suficiente tiempo para escribir esta entrada antes de que terminara el día, así que, imaginarios lectores, espero no los decepcione esta entrada escrita a marchas forzadas.

—————————————————————————-

Muchas teorías filosóficas, entre ellas el zen, nos instan a no ejercitar resistencia contra los obstáculos que pone la vida, pero no por eso cargar con ellos, sino enfocar nuestra mente en una meta, en lugar de cada obstáculo que hay de camino a ella… por esta razón es que mucha gente inteligente desestima y se mantiene al margen de participar en eventos que son “contra” algo, como las muchas marchas que se han realizado “contra la violencia”, y si bien la marcha organizada por el escritor y poeta Javier Sicilia, según los comentarios de muchos participantes, no llegó al tamaño que se hubiera esperado, la verdad es que logró reunir suficientes mexicanos, dentro y fuera del país, como para hacer más conciencia y lograr reacciones en nuestros políticos… no todas óptimas o ideales, pero al menos logró sacarlos de su caparazón un minuto para reconocer su existencia y validez.

Marcha por la paz, zócalo de la ciudad de México

Pero el punto es que aún después de ver el sentimiento de unión que esta marcha generó en los Mexicanos, tanto los que participaron en ella, como los que la siguieron fielmente en noticieros, a través de redes sociales o de amigos y familiares, vemos como las reacciones tienden, si bien a un reconocimiento, a una actitud defensiva, orientada a la justificación y a tratar de explicar por qué, a pesar de que no funcionan, tanto la estrategia, como los funcionarios del gobierno con plena responsabilidad no sólo de su fracaso, sino de su supuesta implantación en primer lugar, a fin de cuentas se mantengan justo en donde están, en pocas palabras “los oímos, los respetamos, los reconocemos, nos interesan. Pero las cosas son como son por una razón y no podemos cambiarlas al ritmo que ustedes, nuestros jefes, quisieran”.

Primero nuestro presidente, Felipe Calderón, hizo declaraciones donde implicaba que percibía a la marcha como la utilización de una situación complicada para abanderar una causa personal… pero nuestro presidente olvida, como siempre, que la violencia en las calles, los 40,000 muertos y el miedo imperante no son causas personales…

La reacción del PAN fue la de esperarse, de reconocimiento a la libertad de expresión con que se realizó la marcha, pero una velada mención del desacuerdo en algunos puntos, aunque el líder del partido, Gustavo Madero, encontró tiempo para decir que no está de acuerdo con la renuncia del secretario de seguridad pública federal, Genaro García Luna, se dice que esta defensa, tanto de parte de Madero, como de Alejandro Poiré, obedece al arduo trabajo que García Luna puso en capturar a los hijos del asesino de Javier Sicilia, pero de nuevo, este enfoque ignora que el escritor, más que abrazar su causa personal, lo hace con la del país y encontrar a los asesinos de su hijo no borra que el clima de violencia que ellos, en su trabajo, no han podido combatir con la eficiencia requerida, fue la causa de su muerte en primer lugar y que su captura no borra la violencia latente, ni atrapa a los asesinos de las otras decenas de miles de personas muertas.

La reacción del PRI fue de reconocimiento al valor del mensaje de la marcha, pero buscó deslindarse del plazo propuesto por Sicilia, de aprobar la reforma política en sesenta días, dejando claro que la reforma se aprobará al ritmo que nuestros políticos parecen estar acostumbrados a trabajar…

En fin, el punto se mantiene, los políticos están más concientes de la fuerza nacional de la gente inconforme, pero aparentemente se necesita de una demostración aún más grande de esta renovada unidad nacional para sacarlos de sus laureles y ponerlos a trabajar más allá de sus intereses, pues aún carecen de la motivación suficiente tal como están las cosas en este momento… así que ¿Cuál será el siguiente movimiento que nosotros, los ciudadanos, deberíamos hacer?

Esa página sigue abierta y en construcción, pero para hacerlo de una manera productiva, se necesita más de nosotros… así que… qué esperamos?

————————————————————————————

Bueno, llegamos al fin de otro Mártes Político, espero que haya sido de su agrado… recuerden seguir este espacio por Facebook (en “Esa voz en tu cabeza“) y por Twitter (a través de @ZarexAvatar o revisando el hashtag #EsaVozEnTuCabeza con regularidad) y dejen sus comentarios y opiniones, tanto del contenido actual, como de lo que les gustaría ver, les aseguro que serán leídas con agrado y respondidos a la brevedad.

Gracias por leer.

Fin de la entrada.