Como en muchas partes del mundo, México no es la excepción en cuanto a percibir a la clase política nacional como un montón de zánganos y alimañas parasitarias que viven del pueblo prometiendo mucho, exigiendo aún más y entregando siempre resultados por debajo no sólo de lo prometido, sino del mínimo necesario para tener las cosas en el más básico de los funcionamientos para todos los ciudadanos… y por supuesto, esto, no es para menos… pero en lugar de la ya clásica queja, abordemos un poco los temas en los cuales el gobierno nos está fallando y tratemos de encontrar algunas de las razones por las que ello falla, pues está cada vez mejor documentado que mientras más se les pone en evidencia y más personas levanten su voz, aún en las redes sociales, algunos de estos parásitos empiezan, quizás por vergüenza, a hacer al menos un intento de cumplir mejor con sus trabajos (amén de aquellas aisladas excepciones que tratan de hacerlo siempre, que deben existir, pero no pueden culparnos si no las notamos).

Uno de los principales problemas de los políticos de nuestro país es que muchos de ellos no parecen tener la menor idea de cuál es su ideología, pues vemos políticos cambiar de un partido de izquierda a uno de derecha o de cualquiera de las dos a uno de centro… sin necesariamente cambiar sus opiniones o ideologías de acuerdo con su cambio de partido, esta tendencia obedece a una falta de cultura política en nuestro país, en la que a nuestros políticos sólo les importa tener una plataforma efectiva, aunque no embonen en su ideología, ni ella en la de ellos, esto se ve incrementado por el fenómeno de las alianzas que se ve coronado con la alianza del PAN y el PRD que ya ha funcionado en varios estados a pesar de conformarse principalmente de dos partidos de ideologías políticas totalmente opuestas y contradictorias. Y en este caso, donde los partidos han sido contagiados por la ignorancia y apatía política de sus miembros al nivel de ignorar sus bases ideológicas, la corona la pone la ignorancia del propio pueblo, que ve tantos logos y colores partidistas, pero no sabe los ideales o corrientes que defiende o representa cada uno (Y es natural, si ni los propios partidos, ni sus militantes parecen saberlo).

Esto es algo que no vemos, por ejemplo, en Estados Unidos, allá, si bien el sistema bipartidista lo hace más sencillo, los dos partidos existentes tienen bien definidas sus ideologías y lo que representa cada uno y si bien no es una actitud saludable, es un fenómeno relativamente común que los militantes de ambos partidos aborrecen y ridiculizan las tendencias del otro, que aunque no es un ejemplo digno de seguir, aquí, ni en ningún lado, si refleja que por lo menos sus políticos saben a qué partido afiliarse sin sombra de duda.

En nuestro caso, esa es parte de la raíz del problema, pero obviamente corresponde sólo a la punta del iceberg, otra de las piedras angulares de esa falta de responsabilidad radica en la administración pública, nuestros políticos, desde hace décadas, han malgastado el dinero que obtienen del pueblo y los recursos del estado, como el petróleo, malbaratando a PEMEX.

Lo anterior cobra aún mayor impacto cuando vemos que esa mala administración y fugas sin límites en las finanzas públicas siempre quieren traducirlas en costos e impuestos para los ciudadanos, olvidando que nosotros somos sus patrones y que sus correctas gestiones nos las deben a nosotros, y esto es algo de siempre, impuestos como la tenencia, recuerdo más de un gobernador protestando por la manera en que eso afectaría sus presupuestos estatales, lo cuál es una atrocidad, dado que la implicación de ello es que “estamos bien como estamos, cobrándole esos impuestos a la gente, sin sanear las finanzas públicas, que podrían traducirse en conservar el capital que no se pierde en estupideces” y es parte del problema, esta gente prefiere, ha preferido y siempre preferirá cargarle la mano a quienes gobierna, a aquellos para quienes trabaja que HACER SU TRABAJO y dejar de perder el dinero que con cada vez esfuerzo les damos y que cada vez con más cinismo nos quitan.

Esto me lleva a la situación laboral, en este país el trabajador es presa y víctima de un sin fin de tecnicismos que la ley permite para negarle la posibilidad de hacer antigüedad, para trabajar cada vez jornadas más largas, en turnos a capricho del empleador y pasando a este todos los trámites de impuestos sobre su sueldo y ciertos beneficios al pagarle sobre ciertos esquemas, como el pago por honorarios o por medio de facturas… por si fuera poco, hay una brecha enorme y no reconocida por el gobierno entre la calidad de los empleos que se pierden y desaparecen y aquellos que son generados… es triste y patético ver a funcionarios gubernamentales y al mismo presidente alzarse el cuello sobre la cantidad de empleos que están generando, pero no mencionar que en términos de calidad del empleo estos cada vez son peores, ofreciendo sueldos más bajos, menos prestaciones, algunos siendo incluso eventuales, y, por si fuera poco, olvidando mencionar que en términos de escolaridad y preparación, los empleos generados no corresponden a los perdidos, lo que fomenta la fuga de cerebros del país, pues mientras más educación y preparación se tenga, menos son las opciones de trabajo y sin embargo, los aumentos en impuestos, en servicios, en combustibles y a través de ello, en todos los productos, sin excepción, crean un ambiente que si bien es propicio para las arcas de la nación, está acabando con la clase media de este país, cuya población está además asustada por la violencia.

Y esa es otra muestra de irresponsabilidad, sobre todo del gobierno actual, pues aunque violencia siempre ha habido, fue la declaración pública de guerra, primero “guerra contra el narco” y luego “guerra contra el crimen organizado” que declarara nuestro presidente, palabras de las que después, haciendo el ridículo y sin éxito alguno, intentara deslindarse y es que ese es el asunto con este tema… perseguir al narco y al crimen organizado era TRABAJO de este gobierno y cuando te contratan o te eligen para un trabajo, no vas por ahí anunciando con presunción y altanería que harás tu trabajo, lo correcto es CALLARSE Y HACERLO BIEN, porque a nuestro presidente se le olvidó que los criminales y los narcos tienen televisores y mejores televisores que los de la mayoría de la gente y que al amenazarlos de forma tan directa, bien pudo haber sido responsable de la escalada tan abrupta en la violencia, poniendo sobre aviso a estas escorias de su “guerra”.

En este asunto también hay otras implicaciones, digo, la más directa radica en aceptar que las prohibiciones NUNCA han funcionado, ejemplo directo fue la prohibición del alcohol en Estados Unidos durante los años 20’s y la inútil lucha que Eliot Ness y los intocables libraron para impedir un vicio y un tráfico que sólo demostró que la gente debe ser libre de ser viciosa si lo desea y que la ley debe limitarse a REGULAR el abuso de dichos vicios cuando cruzan la línea de convertir al vicioso en un peligro para sí mismo y para otros, como se hace actualmente con el alcohol.

Y es que ese es el meollo del asunto con las drogas, cada vez que se le menciona a nuestro primer mandatario la posibilidad de legalizarlas, este se niega rotundamente, de hecho, durante sus “diálogos por la seguridad” el comentó, parafraseando “es bienvenido el debate sobre la legalización de las drogas, pero esta no se dará” y es que el argumento es que la gente abusará, pero esta gente, para ser tan “inteligente” y “estudiada”, parece olvidar que “legalizar” no quiere decir “dar carta abierta a”, sino establecer una serie de regulaciones, leyes y reglas que sean encaminadas al uso responsable de un nuevo derecho o libertad y ellos actúan como si se tratara de un asunto de “blanco o negro”, cuando no es así…

Otro problema radica en las prioridades de este país, mucho se ha dicho de que ya está muy atrás el momento en que México debió decidir en qué quería destacar para ir dando los pasos para convertirse en un país del primer mundo, por ello esos pasos deben darse YA, pues mientras más se posponen, más rezagados nos quedamos, este país no invierte lo suficiente en educación, ni en tecnología y la cultura (o falta de ella) de mucha gente los llevan a ridiculizar los intentos que se hacen de ello, como la mentada “agencia espacial mexicana”, si, es surrealista, pero es un primer paso y no faltó quien dijera “hay cuestiones más apremiantes en este país, como la pobreza” y si, no se le resta verdad al argumento, pero el problema es que ven la formación de una agencia espacial mexicana como un gasto, cuando es una inversión, que promueve, por una condenada vez, por un lado, la conservación, y por otro, el ingreso de cerebros al país, el desarrollo de tecnologías que más tarde serán aplicables a muchos aspectos de la vida de los mexicanos y mejorarán la calidad de la misma… este país necesita invertir en educación y tecnología AHORA, si es que queremos tener qué ofrecerle a los mexicanos del futuro y hacer algo por mejorar la situación de este país y aunque aún para un primer esfuerzo, se quedó corto para el tamaño de nuestras necesidades en la clase de inversiones en tecnología que necesitamos de parte del gobierno, como un comienzo, es bien recibido.

En fin, los problemas políticos no terminan en nuestro país, desde la mafia del reemplacado, donde básicamente obligan a los dueños de vehículos automotores a pagar un set de placas nuevas cuando el actual es perfectamente útil, hasta, como se comentaba unos párrafos atrás, el pago de impuestos ridículos e innecesarios, sin precedentes en el resto del mundo sólo por la PEREZA y APATÍA de nuestros funcionarios de hacer SU TRABAJO y sanear las finanzas públicas para llevarlas de forma LIMPIA Y EFICIENTE y con ello dejar de cobrarnos dinero que NO TENEMOS y dejar de desperdiciar el que SI TIENEN.

Como ciudadanos, nuestro deber es exigir a nuestros funcionarios una gestión eficiente, pues es frustrante ver cómo siguen retrasando las reformas más importantes y muchas de las propuestas que ofrecen son pan con lo mismo, donde promueven nuevas formas de ingresos e impuestos y un mínimo esfuerzo por eliminar las fugas de capital que los actuales sistemas financieros del gobierno ostentan, y es parte de nuestros deberes y obligaciones EXIGIR una buena administración de nuestros gobernantes y CASTIGAR con nuestro voto a los candidatos y partidos que por su falta de eficiencia nos hayan demostrado que NO SABEN GOBERNAR… la política de nuestro país NUNCA mejorará si como ciudadanos interesados por el bien nuestro y de nuestro país nos mantenemos aislados e ignorantes de los procederes de nuestra clase política, eso es parte de lo que, si pones atención, escucharás de esa voz en tu cabeza.

——————————————————————————————

Recuerda seguir este espacio por Facebook (En “Esa voz en tu cabeza“) y por Twitter (a través de @ZarexAvatar o checando el Hashtag #EsaVozEnTuCabeza con regularidad). También espero sus comentarios sobre los contenidos de este espacio y lo que en él les gustaría ver.

Muchas gracias por leer.

Fin de la entrada.