Parte III: El lado oscuro del amor.

Cuando hablamos del amor, la mayoría de las mentes divagará hasta recordar el estado de paz casi perfecta que se manifiesta cuando este sentimiento se experimenta en circunstancias ideales… Sin embargo, dependiendo de como le haya ido a cada cual en la práctica, hay mucha gente que bien podría recordar simple y sencillamente todo lo que en cuanto al amor les ha salido mal, todo aquello que de una u otra manera a muchos les ha amargado o arruinado parte de sus vidas… Y aunque no suelo ser cínico, admitiré que reservé la presente entrega de este serial de entradas para este preciso día, porque tengo que reconocer, soy de esas personas a las que este día les recuerda… bueno, cosas que no quieren recordar…

Como lo he dicho, sin mucho detalle, en algunas de mis entradas anteriores, la raíz de casi todos los males de la humanidad es el egoísmo… y esto incluye a los males relacionados con el amor, porque al final, si no podemos desprendernos un poco de nosotros mismos y nuestros deseos, difícilmente podremos encontrar que somos aptos para amar y aunque podamos experimentar relaciones plenas, ese detalle será, casi siempre, una garantía de que tarde o temprano todo podría terminar mal (y eso dependiendo del grado de amor que llegue a tener la pareja de la persona egoísta en cuestión.)

La parte importante que hay que entender es que las maneras en que el amor se puede deformar y la variedad de sentimientos y emociones negativas en lo que algo tan magnánimo puede convertirse es en extremo amplia, pero muchos se van con la finta y juzgan tales deformaciones del amor por su estructura final y no siempre por su raíz, que como dije anteriormente, tiende a ser, en virtualmente todos los casos, el egoísmo.

Pero… ¿Por qué el egoísmo? ¿Qué tiene de especial? y más importante ¿Qué no somos todos egoístas en un grado u otro?

1.- Bueno, el porque del egoísmo como la raíz de dichos problemas yace en entender que no hay lugar para él en el amor, es injusto esperar que nuestra pareja de todo de sí a la relación y que ya sea por causas sociales, culturales, familiares, entre otras, creamos, egoístamente, que podemos dar menos (y esto aplica tanto a hombres como a mujeres.)

2.- Lo que el egoísmo tiene de especial es que todo lo consume… Uno puede ponerse poético a la hora de las metáforas, sobre como el egoísmo puede ser al amor lo que una chispa incendiaria a un bosque en verano sin martillo para apagarlo (sorry, esto último es una broma local que solo una persona podría entender y que irónicamente no creo que visite este espacio =P), por ello es especial, porque el egoísmo es la clase de fuente de defectos que dan pie a problemas de relación en los que, tras resolverlo, se tiende a reincidir una y otra vez hasta que se hace tan pesado que la relación cede y colapsa…

3.- Creo que es obvio que todos somos egoístas en algún lado, pero ese es precisamente el punto, así es como se sabe con total certeza y seguridad que se está enamorado, cuando se siente algo tan intenso, tan profundo, tan palpable que se deja de mostrar el clásico interés en uno mismo en favor de buscar siempre lo mejor para quien amamos.

Tras ver los puntos anteriores uno puede fácilmente darse cuenta de que no hay lugar en el amor para el egoísmo, al final, hay que hacer notar que el amor retribuye todo lo que le das (cuando es correspondido), el amor da la máxima felicidad, pero a cambio de ellael amor pide compromiso, sacrificio, la voluntad de cambiar, transformarse y evolucionar, eso y todo lo que el bien de nuestra pareja requiera… Y a muchos bien les podría parecer demasiado caro, pero la verdad es que esa es la otra parte de la prueba, la manera en la que sabes que tu amor es correspondido, porque a cambio de dar todo eso, recibirás eso mismo del objeto de tu amor y con ello el abrazo de una sensación de plenitud que es estremecedora, que te hace sentir como un engrane fundamental de la creación universal y tan compenetrado con ello que casi sentirás a la tierra girar por ello…

Cuando hay egoísmo, el amor poco a poco empieza a perder intensidad, luego pierde estabilidad y así sucesivamente hasta que muere… y ese egoísmo que provocó la muerte de ese amor en la pareja, transformará esa emoción el individuo egoísta, hasta convertirla en una de varias, frustración, obsesión, deseos de venganza, o el deseo patológico de recrear los momentos felices de la relación, sin importar los sentimientos de la otra persona o que tan asustada pueda resultar ante tales demostraciones de desequilibrio, hasta que, en los peores casos, la persona egoísta se verá tan abrumada por su impotencia que podría terminar haciendo algo de lo que se arrepentirá por siempre y terminar dañando a aquella persona por la que debió haber sido capaz de hacer cualquier sacrificio en primer lugar, incluso el del ego…

La partida de un amor (por las razones que sean) siempre son dolorosas y como seres humanos que somos, tenemos derecho a expresar nuestro desagrado cuando no consideramos justo un rompimiento o el trato que se nos ha dado, pero por más que eso sea cierto, al final el amor es “Piensa egoísta/actúa altruista” y si amamos de verdad, dejaremos ir a quien amamos, con la esperanza de que le vaya siempre mejor y pueda ser lo felíz que no pudimos hacerla…

Por último, una cosa que le pasa a la gente que se llega a obsesionar tras un rompimiento es que en casos extremos llegan a dejar de pensar con claridad y mantras como “piensa egoísta/actúa altruista” se pueden desvirtuar, proveyendo la ilusión de que lo que se hace egoístamente por satisfacer la propia necesidad es en realidad por el bien de quien se ama…

Si al pasar por el trago amargo de una separación te encuentras considerando seriamente la opción de creer saber que es lo mejor para quien amás mejor que ellos, si piensas que imponer tu voluntad a la de ellos es buena idea, recapacita y acepta que estás en un error, el amor también implica dejar en libertad a quien amamos de buscar su propio camino hacia la felicidad…

Hay mucho que decir aún de este tema, pero por esta ocasión ya me extendí demasiado, por lo cual prometo regresar en algún momento con la última parte de este serial…

Gracias por Leer.

Fin de la Entrada.