Parte II: “Nadie te ama como yo” o “Quiero saber lo que es el amor”.

El amor es uno de los temas de los que no importa cuanto se diga, nunca se abarcará todo enteramente, pero eso no impide hacer el intento cada que se pueda…

Estaba escuchando una vieja canción que solía gustarme mucho durante los 90´s, se trata de la versión traducida de la canción de Bon Jovi llamada “This Ain´t a Love Song” que en español fue bautizada “Como yo nadie te ha amado” y al reflexionar el título, me quedé pensando sobre algo que se da relativamente seguido en las relaciones…

A veces los sentimientos que guardamos por otras personas son demasiado intensos y dejamos que nos embarguen de manera excesiva, sobre todo cuando las cosas no van saliendo como nos gustaría y nunca falta el imbécil certificado que por una razón u otra termina diciéndole a su pareja esa misma frase que le da nombre en español a la canción de Bon Jovi “como yo nadie te ha amado” y peor “como yo nadie te amará”.

Lo importante en esto es caer en cuenta de que, no nos corresponde a nosotros decirle al objeto de nuestro amor cuanto la amamos con respecto a las otras personas de su vida, no es nuestro papel… y aunque lo fuera, no hay manera alguna en que sepamos que algo como eso puede ser verdad. Aún cuando veamos o sintamos que así sea, nada garantiza que seamos razón…

Cada persona es la encargada de apreciar y valorar el amor que le tienen las personas en su vida, ya si dicha persona, por tal o cual razón, no valora o no está interesada en las muestras de amor de una persona en particular, aunque sean mayores que las de los demás en su vida, es otro asunto, uno al que tiene todo derecho, aunque no parezca justo…

Otro aspecto en el que podría pasarse una eternidad discutiendo y definiendo con respecto al amor es precisamente su definición… y me viene a la mente una definición que vi recientemente en una película, que aunque no es la mejor que he visto, resultó muy entretenida, me refiero a la película de fantasía “Stardust”.

En dicha cinta, el protagónico femenino llamado “Yvaine” le confiaza su amor al protagónico masculino, Tristán, en un instante en el que ella cree que él no puede escucharla, Yvaine, durante su diálogo, también da una definición del amor que yo creo es una de las más acertadas que he llegado a escuchar y dice así

“… Sé que el amor es incondicional. Pero también sé que puede ser impredecible, inesperado, incontrolable, insoportable y extrañamente, fácil de confundir con una aversión… “

Luego, Yvaine continúa con lo que creo es la clave de su diálogo

“… Mi corazón… se siente como si mi pecho apenas pudiera contenerlo. Como si no me perteneciera ya. Te pertenece a tí y si tú lo quisieras, no desearía nada a cambio. Ningún regalo, ni bienes, ni demostraciones de devoción. Nada salvo saber que me amas también. Solo tu corazón, a cambio del mío.”

Al final, como decía en la primera parte de esta entrada, el amor se siente de muchas maneras, pero puede ser confundido con muchos otros sentimientos, a la vez que muchos otros sentimientos pueden ser fácilmente confundidos con el amor…

Pero lo que verdaderamente importa es darnos cuenta de cual es el verdadero sello del amor, porque esa será la manera en que sepamos que lo que sentimos es genuino y no un engaño de nuestra mente… y radica precisamente en nuestra incondicionalidad al entregarnos a él… como decía también, el verdadero amor nos da licencia de fantasear y, en nuestros adentros, ser tan egoístas como queramos, pero a la hora de actuar, a la hora de la verdad, siempre haremos a un lado lo que creemos que es mejor para nosotros en favor de lo que sea mejor para quien amamos… el amor verdadero, como siempre he dicho, siempre se ha tratado de “Pensar egoísta/Actuar Altruísta”.

Es todo por ahora… continuaré con este tema después, abordando como el amor se deforma o se vicia bajo muchas circunstancias o lo destructivos que pueden ser los sentimientos que se confunden con el amor cuando no son bien canalizados…

Gracias por leer.

Fin de la Entrada.