Lo Bueno: Mucha acción, muchos efectos…

Lo Malo: El desarrollo de la trama y que es demasiado descabellada, aún para ser parte de la saga de “La Momia.”

La “Cara de What”: Los Yetis.

Calificación: General2.5/5; Contextual3/5.

Intro:

Antes de comenzar, valdría decir que en lo que a un servidor respecta esta película está maldita, este es mi cuarto intento de escribir esta crítica desde el viernes pasado… espero no tener otra eventualidad y que esta vez pueda llegar a ustedes.

“Cambios” es una de las palabras que mejor pueden definir a esta nueva entrega en la saga de “La Momia”, pues muchas cosas ya no son iguales, desde las obvias, como el cambio de escenario, o el de Rachel Weisz por Maria Bello, hasta aquellos que no se ven en cámara (pero se perciben) como el cambio de Stephen Sommers por Rob Cohen en la dirección. Pero… ¿Son todos estos cambios para bien? Lo único que puedo decir con parcialidad es que las opiniones van a estar divididas…

Sinopsis:

El emperador Han (Jet Li), por medio de la guerra y la matanza unificó a toda china y creó uno de los ejércitos más poderosos de su tiempo, pero había un enemigo que aún quería derrotar… la muerte, pues el emperador pensaba que había mucho por hacer.

Han manda a su amigo y general, Ming (Russell Wong) a buscar a una bruja que se decía que conocía el secreto de la inmortalidad, cuando Ming encuentra a la bruja, una bella mujer llamada Zijuan (Michelle Yeoh,) se enamora de ella, sin contar con que al conocerla, el emperador le confiaría cuidarla, pues la quería para él.

Zijuan investiga el hechizo de la inmortalidad para el emperador, pero al ser traicionada por él cuando descubre su relación con Ming y al ser este asesinado por ello, Zijuan libera sobre el emperador y su ejército una terrible maldición que los convierte en piedra y oculta su templo, esperando que nadie lo descubra, pues la humanidad entera correría peligro.

Muchos cambios han habido para la familia O´Conell, pues varios años han pasado ya desde “La Momia Regresa”, y vemos como ahora Rick (Brendan Fraser) y Evelyn (María Bello) viven en el felíz retiro que se habían prometido, tras pasar muchas aventuras más durante el periodo entre la cinta pasada y esta, por desgracia, este retiro no hace a ninguno de los dos felices, pero son incapaces de decírselo el uno al oro, pues ambos piensan que el otro si es felíz.

Mientras tanto, Alex (Luke Ford,) el hijo de los O´Conell, dirige una excavación en China buscando el templo del emperador Han, todo esto a escondidas de sus padres, que piensan que está estudiando en la universidad.

Sin que nadie lo sospeche, un complot se cierne sobre todos Los O´Conell, uno que pretende manipularlos para juntar todos los elementos necesarios para despertar al emperador Han de su largo sueño, y esta disfunciona familia tendrá que afrontar un sin fin de peligros mientras resuelven las diferencias que los años han hecho grandes en algunos de ellos.

Los O´Conell no estarán solos en esta aventura, pues una bella joven llamada Lin (Isabella Leong) quiere evitar a toda costa el despertar del emperador, además de que guarda varios secretos que serán importantes en la historia.

Veredicto:

Una regla no escrita en la ficción es que al crear un mundo para una historia, se deben definir bien sus reglas y tanto las similitudes como sus diferencias con nuestra realidad, para poder presentar estas últimas de una manera, si no creíble, al menos digerible para el espectador… Y es en este punto donde siento que “The Mummy: Tomb of the Dragon Emeperor” tiene sus peores fallas.

Un emperador chino revivido, Shangri-La, La fuente de la eterna juventud, gente inmortal y hasta Yetis se cuentan entre todo el revoltijo de mitos con leyendas del que se compone esta cinta, que nos lo presenta de una manera forzada y a ratos hasta apresurada, teniendo como resultado una cinta, que aún para su género y tomando en cuenta a sus predecesoras, raya en la exageración.

En cuanto a las actuaciones, no encontraremos nada más allá de lo que es común en este tipo de producciones, actuaciones de buenas a secas, hasta malas, enfocándose más en la gracia que en retratar de manera creíble a los personajes, lo cual, si se sabe hacer, no es del todo malo. Quizás el mayor atractivo para muchos será la participación de Jet Li como el Emperador Han y para beneplácito de muchos, si hace gala de sus habilidades, aunque no tanto como su público podría esperar.

A pesar de todo lo anterior, todavía puede decirse que esta película está parada en la delgada línea que divide a las películas malas de los churros domingueros que son ridículos, pero entretienen, pues esta producción es definitivamente una mezcla de esas dos cosas.

Recomendar “The Mummy: Tomb of Emperor Dragon” es arriesgado, aún a aquellos que son fanáticos de la franquicia, pues a pesar de la vanalidad de sus predecesoras, se encontraban muchos más elementos con que defenderlas, sin embargo, si te gustan las tramas llenas de acción, no le pides mucho a una trama y no te incomoda que se caiga fuertemente en el absurdo (aún cuando es demasiado para el género) podrías divertirte viendo esta cinta, que solo te recomiendo ver en pantalla grande si no hay otra opción disponible… si de todos modos te aventuras, pasa a verla, pues ya está en cartelera.

Jesús Álvarez R. (Aka Zarex)

*Artículo originalmente escrito para VNNOnline.net