Si hay algo que es más difícil que casi todo lo demás en cualquier tipo de relación (familiar, amistosa, amorosa, etc…) es ser incondicional, es un significado que a menudo se pierde tal cual es…
Hace algunos años, tenía un buen amigo, él, a su vez, tenía un amplio y nutrido círculo de amistades, siempre rodeado de gente que lo apreciaba, gente por la que el se desvivía, un día, durante una etapa vulnerable, lo vi solo y frustrado, maldiciendo que nadie de entre todos sus amigos pudiera hacerse un poco de tiempo para él…

La verdad, por un lado, yo lo entendí, es muy duro darlo todo por alguien, por personas que conoces, quieres y aprecias y que cuando tú las necesitas, ellas no estén, pero por otro lado, esa es parte del significado se ser incondicional, hacer para ti una prioridad de la gente que quieres, aprecias y amas, aún cuando sepas por seguro que, aún y cuando eres querido por ellos y eres una de sus prioridades, difícilmente estarás en el mismo nivel prioritario que ellos ocupan para ti…

Es por eso que ser incondicional no es una buena “inversión,” pero luego entonces, si solo eres incondicional para que lo sean contigo, no solo no eres honesto, en el fondo, eres desleal y tarde o temprano, esa será una cara que mostrarás…

Algo importante es siempre comprometerte al máximo que PUEDAS dar, que no siempre es el máximo que puedes ESPERAR, más aún cuando tu meta es ser incondicional de la gente que quieres, aprecias y amas…

Esto me pegó hoy en la mente… yo siempre he hecho cuanto he podido por ser incondicional de toda la gente que quiero y aprecio, gente a la que siempre trato de darle el 100% con la plena intención de que, aún y cuando algunas de esas personas están dispuestas y comprometidas al mismo nivel, no esperar lo mismo de ellos, pero por distintas causas, desde hace poco no estoy cumpliendo con ese compromiso, porque no puedo o no creo poder hacerlo del modo en que acostumbro, del modo en que me gusta o, visto de otro ángulo, del modo en que creo que es necesario…

Igual y estoy siendo egoísta, ser incondicional también requiere poder apartar tus necesidades personales por el bien de esa gente a la que quieres, aprecias y amas, pero no tengo tiempo de pararme a pensar en eso o esto se tomaría más de lo necesario…

Al final, ser incondicional es una elección que debería ser difícil y bien pensada, porque es un compromiso, uno de llegar a la vida de las personas y hacer todo en tu poder para que el tiempo que estés con ellas y aún después de que te vayas, todo esté mejor para ellos, sabiendo que como queden las cosas para ti puede variar… ser incondicional tampoco quiere decir que te menosprecies o darte menos a ti, sino saber que cada vez que enriqueces a alguien al estar ahí cuando te necesita, te enriqueces a ti mismo también… esa es la recompensa… aunque imagino la cara de muchos de ustedes, que encuentran incomprensible tal condición, lo que no es malo, porque todos tenemos nuestros propios modos de enriquecernos por dentro (y por fuera también…)

Fin de la Entrada.