Lo Bueno: Las actuaciones, el desarrollo, la fuerza que logra sacar de los elementos que la componen.

Lo Malo: Termina muy abruptamente y… La imperiosa necesidad de meter a grupos como Los Tigres del Norte en toda película mexicana que aborde cuestiones fronterizas.

Lo Raro: El propio COMERCIAL de Los Tigres del Norte, totalmente innecesario y no aporta nada a la historia.

Calificación: General – 3.5/5; Contextual – 5/5

En una era como la actual, en que la cartelera está dominada por producciones de fantasía en que niños son arrastrados a viajes mágicos, llenos de monstruos y peligros, es refrescante toparse con una cinta que retrata un viaje muy similar, pero en el contexto de un mundo moderno y real…


La Misma Luna

La misma luna nos presenta el viaje épico de un niño que en lugar de sortear obstáculos de magia, hechicería y monstruos de fantasía, se enfrenta a peligros muy reales, pero no menos imponentes o atemorizantes, demostrándonos la misma naturaleza humana, cálida, solidaria y conmovedora que vemos en esas cintas fantásticas, pero en un mundo real, donde las amenazas son tan humanas como las bases de la fuerza y valor de los personajes.

Esta película nos presenta al pequeño Carlitos (Adrián Alonso,) un niño al cuidado de su abuela enferma, que se hace cargo de él con mucho cariño mientras su madre, Rosario (Kate del Castillo,) trabaja ilegalmente en los Estados Unidos, como miles y miles de personas. Carlitos espera pacientemente cada domingo, día en que su madre lo llama desde el otro lado de la frontera, para platicar con él, es obvio que para el niño es muy difícil entender porque su madre tiene que hacer esto en lugar de estar a su lado, por lo que no puede dejar de expresar su frustración, misma que conmueve y entristece a su madre, que trata de seguir alimentando las esperanzas de Carlitos de que pronto estarán juntos.

Carlitos tabaja con Doña Carmen (Carmen Salinas) una coyota que le tiene mucho aprecio y que ayudara hace años a la madre del niño a pasar la frontera, pero que se niega a ayudarlo a él, pues su ética le impide transportar niños por ese difícil viaje, política que no detiene a Carlitos de pedírselo constantemente.

La Abuelita de Carlitos está muy enferma, por lo que su tío por parte de padre ve la oportunidad de querer quedarse con el niño cuando ella muera, para hacerse del dinero que su madre le envía cada semana, es por ello que cuando su abuela finalmente muere, Carlitos, triste, desolado y solo, decide cruzar la frontera en busca de su madre, por lo que acude a una pareja de hermanos que quería transportar niños a Estados Unidos para Doña Carmen, pero ella los rechazó, para que lo ayuden a pasar a cambio de sus ahorros.

Es aquí donde comienza la odisea del pequeño Carlitos, que tendrá que pasar por mil peligros, pero encontrará en gente como él y su madre, inmigrantes ilegales, una mano amiga y un poco de apoyo para llegar a cumplir su sueño de volver a verla. Quizás quien mejor expresa el sentimiento de esta película es Enrique (Eugenio Derbez,) un simpático inmigrante ilegal que insiste en viajar solo y se muestra renuente a vincularse emocionalmente con otras personas, pero cuando lo hace, se muestra más humano que la mayoría.

Mucho se dice de como esta película aborda la cuestión política de la inmigración ilegal a Estados Unidos y aunque esta cuestión es clave para la cinta, su historia y desarrollo, no es sobre esta que gira, pues la inmigración ilegal es un recurso que forma parte del escenario sobre el que se desenvuelven los personajes, mostrándonos en muchos matices y contextos todo lo que los latinos tienen que aguantar allende la frontera de nuestro vecino del norte, discriminaciones, abusos flagrantes, trabajos extenuantes que no podrían ser menos apreciados, pero esto es mostrado tal como es para ellos, como una realidad cotidiana a la que se tienen que sobreponer, como a todo lo demás.

La fuerza de La misma luna proviene de varios factores, desde el excelente casting realizado, la gran dirección de Patricia Riggen, las increíbles actuaciones de Adrián Alonso, Kate del castillo y Eugenio Derbez (con una mención especial a este último por su destacada participación que es una de las más convincentes en esta producción, lo que es decir mucho, además de que, sin dejar de propinar una que otra lágrima a los ojos del espectador, no decepciona al brindarnos unas cuantas risas,) además de la latente y vibrante humanidad de cada uno de los personajes, el hijo que daría todo por su madre, la madre que daría todo por su hijo, el hombre que aguanta de todo por alcanzar a la mujer que ama, la amiga que vive su vida mientras se busca a sí misma y lo que realmente quiere y aquel que no quiere amar, pero puede amar más que todos los demás, al darlo todo por alguien que apenas conoce.

Siendo una persona que no aprecia mucho la música regional, ni la grupera, el único pecado que encuentro en esta cinta es el Soundtrack y aclaro que solo es pecado para mi gusto personal, pues el soundtrack se apega a los gustos generales de muchos inmigrantes latinos en estados unidos, además de la gran mayoría de los mexicanos parados en su propia tierra.

La misma luna no es la mejor película de todos los tiempos, pero es un gran espectáculo emocional, para todos los que gusten de ir al cine a conmoverse y sentir empatía por otros seres humanos que también, aman, lloran y tienen esperanzas, que es precisamente para quienes esta película no es solo ampliamente recomendable, sino sumamente indispensable.

Por último, si eres de los que piensan que los inmigrantes en Estados Unidos deben ser tratados como criminales, también te la recomiendo, pues aunque la cinta gira alrededor de los personajes, este escenario político es muy palpable y la trama no presenta nada con respecto a estas personas trabajadoras que sea sacado de la manga o que no sea cierto.

Para los que querían una BUENA película mexicana en cartelera en lugar de los clásicos churrotes de acción calcados de películas extranjeras o las clásicas de vulgaridades, sexo y groserías, en serio, no dejen de verla, pues es la única manera de que se sigan realizando este tipo de producciones.

Jesús Álvarez R. (Aka Zarex)

*Artículo originalmente escrito para VNNOnline.net