Bueno muchachos, regreso un tiempo antes de lo que esperaba a este espacio y con una entrada diferente de la que les había prometido… aunque a juzgar por la enorme fila que hicieron para dejarme sus comentarios, se me hace que no va a haber muchas quejas…

Hay distintas paradojas con respecto al modo en que se supone que las personas se conduzcan en internet, pues si bien es conocido que contar experiencias muy personales en el cyberespacio hace más mal que bien, dependiendo del lugar que visites y la concurrencia que tenga, a veces puedes desahogarte un poco…

El caso es que hoy tuve un problema familiar algo fuerte… pues un miembro de mi familia lleva meses probando el límite de la paciencia de todos los demás, con un montón obseno de negligencias parentales, tomándose además una enorme cantidad de libertades que, de plano, no le corresponden…

El caso es que nosotros, el resto de la familia, toleramos esta situación con una frustración y enojo crecientes, por dos razones, mantener en lo posible la armonía familiar y para no afectar la psique de los propios hijos del miembro familiar que tantos dolores de cabeza nos trae…

Al final la confrontación era necesaria, pues ya era cuestionable que tanto las acciones del miembro de la familia en conflicto con los demás podían afectar la psique de sus hijos en mayor medida que una confrontación…

Así que nos aventuramos, sabiendo que nuestro pariente se ciega, es terco como la fregada y nunca acepta equivocarse cuando de por medio está el placer personal, ni aunque ello pudiera tener efectos negativos a largo plazo con sus hijos, posibilidad que sigue negándose mientras cierra los ojos, se tapa los oídos y tararea insulsas melodías incoherentes repitiéndose en intervalos que los niños comparten su felicidad…

Como es de suponerse, se armó la bronca, gritos por acá, gritos por allá, que tu quien eres para venirme a decir… que porque no pueden estar felices por mi… que si ya me prometieron tal cosa… en fin… al final pasó lo que sabíamos que iba a pasar… e incluso se abre la posibilidad de que ese familiar se vaya con todo y sus hijos… llevándose una parte de todos nosotros…

Y es que no deja de ser curioso, como todas las desventuras que le hace pasar la gente fuera de la familia a esa persona sean siempre perdonables, por aberrantes, horribles y dolorosas que fueran, pero dentro de las paredes de su hogar, el peor y más imperdonable pecado sea que su familia la confronte por la buena para tratar de hacerle ver que la está cagando y que más que verlo por su propia convenencia o inconveniencia, tratara de ver como ello le afecta a sus hijos… eso si es motivo para decir hasta de que se van a morir tus familiares, ese si es un motivo para dejar de hablar…

Ni modo… es como todo, uno no sabe que depare el futuro, digo hace ya varios años, cuando ese pariente tenía solo a su primer hijo, pasó algo muy, pero muy similar, y se fue llevándoselo y rompiéndonos el corazón… hoy, cuando la historia se repite, existe la posibilidad de que el final sea diferente o de que sea el mismo… esperar lo mejor siempre ayuda, sobre todo cuando se está listo para lo peor…

En todo caso, aún tendré oportunidad de ver a mis sobrinos un tiempo antes de tener que despedirme… supongo que al menos eso es una razón para estar agradecido…

¿Saben que tanto une a un hombre con un pequeño el hecho de estar a su lado cuidándolo casi desde que nació, a pesar de no ser su padre? La respuesta es: “Para nada poco…”

Solo para que lo tomen en cuenta, en caso de encontrarse en una situación como esta…

Ahora si que disculpen tanto rollo, tan personal y a la vez tan vago… pero en algún lugar tenía que desahogar lo que siento…

No espero que nadie lo lea… no es para eso que lo puse, pero si lo leiste… gracias…

Fin de la entrada.