Creo que todos hemos pasado por momentos difíciles, en los que nos sentimos menos de lo que realmente somos… momentos en que no nos perdonamos ni aquellas pequeñas fallitas de fábrica que nos enriquecen como personas, o aquellos aspectos de nuestra personalidad que nos hacen accesibles…

Es fácil perdernos en un laberinto de confusiones y olvidar lo que esperamos de nosotros mismos contra lo que esperan otros… a veces hay espectativas de tantos lados para con nosotros que no sabemos cuales cumplir y dejamos nacer una desesperación que termina por impedirnos cumplir las unas o las otras, una desesperación que, a veces sin darno, se traspasa a otros contextos y áreas de la vida, creando problemas que realmente no están ahí y sumergiéndonos en un círculo de auto-destrucción que años después nos hará preguntarnos que diablos pasó… ¿Y saben que es más triste? que quizás y aún después de tanto tiempo, la mayoría seguirá sin saber que diablos pasó… Algunos tendrán, en contadas ocasiones, la suerte de escuchar las palabras correctas, de la persona correcta, aquellas que te inspirarán a hacer aquello que es mejor para tí y a salir del pozo de la confusión, pero no podemos depender de ello, porque para algunos esas palabras podrían no llegar… o si llegan, podrían no escucharlas… El FSM sabe que casi a todos nos ha pasado alguna vez…

Por lo anterior… mejor dedícate un rato de cada día al pensamiento estructurado, a la meditación, y trata de buscar el camino que te lleve a darte cuenta que todos esos sentimientos dependen de tí… que estamos acostumbrados a dejar que nuestros sentimientos corran libres, para bien o para mal y que no los controlamos porque nadie nos enseña, por que nadie sabe como, no porque no se pueda… busca el sendero que te lleve a darte cuenta de que tú eres quien decide que espectativas cumplir, que sentimientos experimentar, si te sientes con tristeza, enojo, frustración, amargura o resentimientos, por más justificaciones que tengas para ello, eres tú quien elige dejarse sentir de esa manera y eres tú quien podría, de fajarse los pantalones y decidirlo, sentirte mejor…

Si estás entre las dos o tres personas que me han honrado siguiendo este espacio con relativa regularidad, sabes que no soy una persona religiosa, pero creo que en la mayoría de las religiones existen bases filosóficas valiosas de seguir y adoptar… Cristo exhortó a poner siempre la otra mejilla si te abofeteaban y esto no es porque sí… poner la otra mejilla, amar a tu prójimo como a tí mismo, todas estas son maneras de darse cuenta de que uno es quien está en control de si mismo, de que tenemos la opción de vivir y sentir en piloto automático, pero solo es eso, una OPCIÓN, si tomas el asiento del conductor, es cierto, te darás cuenta de que manejar todos esos sentimientos, todas esas decisiones concientes, es más difícil, quizás más estresante, pero es porque todo es duro la primera vez que se hace, es duro porque es con la práctica que las cosas se vuelven más fáciles de realizar… así que no desesperes…

A final de cuentas, todo se remonta al inicio… así que reitero, siempre recuerda no menospreciarte, pues a veces es fácil concentrarse en lo que consideramos un defecto, pero que para los que conocemos es una virtud que nos representa y dejamos de concentrarnos en esa constante queja y falta de conformidad para con nosotros que en sí misma, es un defecto hecho y derecho…

Vive y siente por tí mismo, no en piloto automático, no será fácil, pero el mundo no volverá a ser el mismo de tantas maravillosas maneras, que no podrás creerlo, vale la pena…

Vive, sé felíz, no porque debas, sino porque puedes… si lo deseas, en serio que puedes…

Gracias por leer…

Fin de la Entrada.