“Así como la vela contra el viento, así la humanidad se balancea por sus vicios y sus abusos, así se acerca al final de la noche que marca una mejor era, en la que esta desaparezca…”La sociedad de hoy tiene muchas ventajas y tiene muchas espinas que se clavan en los glúteos de aquellos que vivimos en ella, pero ¿Que tanto del dolor que argumentamos es legitimo y que tanto es exageración de personas que se niegan a tomar la vida con madurez?

Es bien sabido que los sistemas políticos, legales, religiosos, entre otros, bajo los que vivimos solo funcionan para unos cuantos, por si fuera poco, la gente joven es bombardeada por estereotipos, modismos, pautas que deben seguir para encajar en grupos “elite” que se aíslan de todos a los que consideran indignos, ahora, hay muchas clases de exiliados:

*Aquellas personas autenticas, sencillas, a las que no les importan las etiquetas y viven sin tratar de demostrar nada a nadie.

*Aquellas personas que se engañan, que se ponen etiquetas o ingresan en grupos que exilian a los demás como ellos lo fueron en un principio, que, sin saberlo, estereotipan a todo el que use un trapo de un color o cierto tipo de tenis y pantalón, aquellos que creen que mancharse la piel de figuras abstractas o hacerse de una imagen estrafalaria es sinónimo de originalidad, aquellos que dicen que todo eso lo hacen para si mismos, pero que si así fuera, no lo necesitarían, pues solo necesitan cerrar los ojos para ver lo que son y no parecer payasos de carnaval. Por ultimo, aquellos que hacen todo lo contrario a lo que hace la mayoría por ser radicales, por ser originales, en lugar de ser INTELIGENTES y hacer lo mejor, ya sea que lo hagan otros o no, en resumen, aquellos que cometen los mismos errores por los que juzgan al resto de la humanidad, pero que para colmo, se ufanan de no hacerlo…

Tu que lees esto, ¿Cual de los dos eres?

Hoy en día escuchamos y vemos a gente asegurarnos que hay que ser uno mismo y no vivir la vida que otros nos imponen, ¿y como nos lo dicen?, ¡Claro!, poniéndose de ejemplo para que seamos “nosotros mismos” (o una emulación de ellos, si les ponemos atención) e imponiendo indirectamente, por su influencia y difusión, su modo de vida y de ser a las mentes influenciables ávidas de aceptación que los ven… ¿Lo peor?, que esta gente es de grupos elite que los rechazo en un inicio o son gente que forma grupos elite de otros perfiles ahora aceptados que exilia a quien no es igual…

Desde raperos callejeros que le dan glamour al vivir en barrios, consumir drogas, pagar prostitutas, pelearse con otras pandillas y morir golpeado o balaceado, hasta roqueros “darks” que son nerds frustrados que no pasaron la prueba de los “grupos elite” y se vieron forzados a crear los suyos…

¿Quien eres lector?, ¿alguien que vive según tus reglas?, ¿alguien original?, te felicito, siempre y cuando tu originalidad y tus reglas no las hayas aprendido de MTV, rockeros o gente que cree que es mejor que tu por tener un perfil acorde con lo que otros quieren admirar…

Creo que el cambio de fondo que es necesario para generar cambios benéficos en la sociedad debe venir, de entre otros lugares, de regresar su valor al concepto de individualidad, de ser quienes somos, aunque no seamos populares, de ser mas auténticos que originales, ser más congruentes que populares, llevar nuestra marca distintiva en nuestra filosofía, en nuestro trato a otros y no en prendas sin valor real, en cortes de pelo estrafalarios, en un estilo intrascendente o manchas en la piel que no quieren decir nada para nadie y que no prueban nada mas que nos gusta ser borregos…

Una vez que hayamos superado el complejo del camaleón, la necesidad animal de parecerse al “macho alfa” para ser notado, podremos empezar a generar un cambio de fondo que, conforme se extienda, nos ayudará a avanzar a lugares mas elevados…

Gracias.

Fin de la Entrada.