El día de hoy culminó el calvario de Juan Pablo II, a pesar de que se esfuerzan por decir que no sufrió en ningún momento, es difícil imaginar que tan encarnizada lucha por la vida hubiera sido tan pacífica…A pesar de que no creo en la iglesia, sí creo en Dios, aunque veo una improbabilidad de que sea tal y como las religiones nos los pintan, por lo que soy renuente a creer o confiar en las iglesias, más no por eso dejo de respetar a un hombre que procuró el bien para su prójimo, aunque este fuera de otras religiones.

Sin embargo, a Juan Pablo II yo lo percibía (con todo respeto y solo a falta de una metáfora más… elegante) como el chicle que mantenía pegada la estructura eclesiástica que se tambalea día con día gracias a su ineptitud y tremendas contradicciones…

Para sobrevivir, la iglesia tiene que hacer algo para lo que solía ser buena, pero que hace tiempo no hace por que la sociedad se volvió globalizada y menos ingenua, tiene que reinventarse, pero esta vez no funcionará cambiar la raza de sus íconos máximos o con los aspectos comunes de la mercadotecnia trascendental, esta vez debe causar un revuelo que tarde o temprano encuentre su base en una elección excelente que mostrará al mundo que Juan Pablo II será el ejemplo a seguir de los Papas de aquí a la eternidad… de no ser así, entonces si podremos decir, que la iglesia ha recibido un golpe del que posiblemente jamás se recupere y que con el correr de las décadas la tendrá tendida y desangrándose de sus fieles que al fin estarán en la posibilidad de encontrar una verdad más trascendental en muchos otros lugares (en el mundo, el universo, la mente) hasta que logren el entendimiento de que esa verdad está en todos lados pero debe ser vista poco a poco para ser interpretada…

La muerte de un buen hombre siempre es una tragedia, sin embargo, a veces sirve para generar cambios (previstos o no) que pueden beneficiar a toda la humanidad… y pocas cosas la beneficiarían tanto como el debilitamiento de la todopoderosa iglesia católica, sin ofender la fe de nadie, solo mediten que esto de iglesia=religión, no es verdad y que de ella no salía solo la voz del papa, aunque siempre fue bueno que no fuera contradicha…

La iglesia debe dar un paso enorme y demostrarnos que está lista para superar el elitismo y la superficialidad con que cambiaron a sus máximos iconos para venderlos a otras sociedades y mostrarlos que ante ella, como ante Dios, todos somos iguales sin importar nuestro color de piel o país de residencia… ¿será capaz?, yo diría que no, pero en estos tiempos todo es posible…

Es la hora de la renovación o la muerte… ambas esperan deseosas el momento de manifestarse y coronar a la iglesia, cual será la ganadora?, el lamento y la tristeza de muchos por la muerte del Papa es aún muy latente para darse cuenta a que nivel Juan Pablo segundo sostenía a la iglesia y como sin ese sustento ha caído y empieza a desquebrajarse (mas?), pero cuando el dolor pase y la pérdida se asimile, será más y más obvio para todos lo que la iglesia ha perdido y como se ve sin esa cara amable que veía por todos…

Ahora es hora de ver que tanto puede renacer la iglesia en una sociedad ya no dominada por ella y en la que no es igual de fácil engañar a la gente para proyectar una imagen que no es real. ¿Será la iglesia como el Fénix de la leyenda?, ¿Podrá renacer de sus cenizas?, es probable, en este mundo todo lo es, pero yo, como persona en busca de la verdad, como un ser humano en un intento constante por lograr una comunión con los componentes de la realidad, como un ser pensante que cree que la comunión con un dios creador (de existir) es tan íntima que no debería dejarse a una enorme institución inmiscuirse en ella, yo… espero que no.

Por último, quisiera desearle a Juan Pablo II que descanse en Paz, que esté en un mejor lugar (difícilmente como el o la iglesia imaginan) y decir que, en pequeña o mayor medida hay muchas cosas que podemos tomar de él, como buscadores de paz o como defensores del indefenso, estamos tan acostumbrados a dejarle ese paquete a las grandes figuras de religiones en decadencia o artistas que persiguen buena publicidad que olvidamos que es algo que todos podemos hacer y no siempre en perjuicio de alguien, si algo nos deja el Papa, es el mensaje que nos han dejado grandes luchadores de causas nobles, que se puede abogar por la resolución de los conflictos de manera pacífica…

Amén…

Fin de la Entrada.