Mucho nos dicen que lo que cimenta las creencias religiosas de la gente de este mundo es la Fe, pero muchos son demasiado escépticos para entender el poder que la fe tiene por sí misma en los individuos, dependiendo del punto de vista, puede ser muchas cosas, pero sin dejar de dirigirme a los escépticos, la Fe es el mejor efecto placebo y ya lo he visto funcionar…

Pero no nos quedemos ahí, donde usualmente todos nos detenemos a alegar sin avanzar, hagamos un viaje y tratemos de visualizar al universo como algo más que el patio de juego de la ciencia.

Dependiendo de las teorías científicas de su preferencia, podemos ser desde un accidente, una evolución de microorganismos terrestres por sí misma o alterada por la mezcla de organismos vivos llegados de marte en la colisión de un cometa con este… o simplemente y sobre esa linea, somos puro polvo de estrellas que el tiempo fue moldeando.

El caso es ir un poco mas allá y hacer uso de una facultad, resultado de miles de años de evolución (y que no es fácil poner en perspectiva con el calificativo de “polvo de estrellas” para con nuestro origen), me refiero a la imaginación…

Es obvio que es mas sencillo basar nuestra percepción de la realidad en aquellos factores que el hombre ha aprendido a medir, a ver y a identificar en el mundo y el universo mismo, pero más obvio es que el instrumento bajo el que lo hemos hecho, la ciencia, sigue en pañales (gracias Iglesia por estancar el crecimiento de nuestro bebe ciencia por tanto tiempo) a pesar de su extenso avance durante el siglo pasado y el inicio de éste…

¿Dónde inicia el viaje de la imaginación y cómo se relaciona con estas cuestiones?, bueno, el viaje inicia con las religiones, que pintan todo de un modo tan mundano que es difícil imaginar la omnipotencia de un Dios…

Pero conforme la ciencia se despertó en la mente de quienes no se conformaron con lo establecido, la imaginación ha sido también un factor importante en el viaje científico; si no me creen, pregúntenselo a Einstein, que no solo sostenía eso, sino que lo puso en práctica, y aunque no todo en su viaje científico fueron aciertos, sí revolucionó y ayudó a avanzar a la ciencia…

El problema es que la ciencia no da cabida a la fe y la fe no da cabida a la ciencia, no son necesariamente excluyentes la una de la otra, sino que dicha exclusión viene de la mayoría de los que practican una y otra…

Ahora, para mantener un pensamiento racional y no adentrarnos en cuestiones que frenarían el desarrollo de el presente escrito, me permito apelar a la parte de la mente científica que está abierta a cualquier cosa, aplicando la mecánica de la imaginación, propuesta y usada por Einstein y para los que son más de Fe que de ciencia, les pido poner en una cajita las ideas preestablecidas de la religión que practiquen e intentar un ejercicio conjunto.

Ahora, mentes científicas, abiertas e imaginativas, supongamos por un momento que Dios existe y Mentes religiosas que guardaron un momento sus nociones preestablecidas, supongamos que el Dios existente no es como lo pintan…

Así el panorama, pregunto ¿Como sería un Dios que la ciencia pudiera aceptar de poder sobrepasar sus limites algún día?

Creo que lo primero que provoca cara de fuchi en científicos y escépticos son los adornos tras la idea de la divinidad, ya sea Dioses con caras de animales que rigen cada aspecto del mundo, desde el clima, hasta la muerte, pasando por la idea del paraíso con querubines alados tocando pequeñas arpas. Y, por el contrario, es la idea a veces austera y comprimida a la vida actual de la ciencia, aunada a la contradicción de las creencias con las que los fieles han crecido y vivido por generaciones lo que los desalienta de creer en la ciencia ciegamente.

Pero regresemos a la cuestión, partiendo por el big bang… la concentración de toda la materia universal en un punto del tamaño de la cabeza de un alfiler…

Si esto fue así, pensemos un segundo, un objeto tan pequeño que se ha expandido a niveles fuera de la imaginación que seria un insulto a la inteligencia tratar de describir… ¿Qué lo contiene?, ¿qué lo encierra que ha podido soportar un crecimiento tan colosal que la misma palabra pierde su significado…? Hay algunas teorías al respecto, pero son tan erráticas como la certeza de que algún día tengamos un medio para comprobarlas (situación que solo se podría dar si nos volvemos capaces de abandonar nuestro universo; encontrando modos de viajar miles de veces mas rápido que la expansión del universo, por ejemplo…)

¿A que los llevo con esto?, los quiero llevar a imaginar que Dios está en la misma categoría (si es que existiera, tampoco quiero que me tachen de fanático cuando no lo soy), el cielo se extiende por las estrellas, el cielo es más que la perspectiva del universo que tenemos desde la tierra… el cielo es lo que trasciende y contiene nuestra propia realidad… y ahí, un ser fuera de toda comprensión y explicación radica, moldeando nuestra realidad, sin importar si es un ser que nos creó a su imagen o semejanza o una fuerza sin mente que es la que mantiene nuestra realidad latente.

En todo caso, es un callejón sin salida, que difícilmente puede ser comprobado, pero no por eso deja de ser digno de tenerse en mente junto a todas las demás posibilidades, porque hablando de fenómenos a nivel galáctico o cósmico, ¿Que es realmente increíble?

Llegamos a lo mismo con la evolución y los recientes debates que se han levantado sobre lo fácilmente aceptada que fue esta teoría antes de comprobarse y la aparición de restos de homo sapiens que parecen datar de un tiempo que contrasta con lo que se creía que era una época en la que, como especie, no habíamos nacido…. lo que nos lleva a preguntarnos sobre el alma y sobre el tipo de seres en que nos convertimos… habrá quien sobre esa linea se pregunte por qué no todos los seres vivos son como los microorganismos en su simpleza o cómo las plantas por su servicio y comunión con el equilibrio ambiental… y ni hablar sobre el nacimiento y evolución del razonamiento, los sentimientos y las nociones básicas de lo que está bien y mal en aras de superar la etapa ególatra…

Podría extenderme con esto por siempre, pero no tendría caso, solo pretendía exponer una idea que puede ser del todo errónea o acertada, siguiendo el consejo de Einstein sobre la importancia de la imaginación por encima del conocimiento y dejar con esto claro que es de ese punto a mostrar de donde partió todo esto…

Cada quien tendrá su versión, pero creo que es justo pintar una raya bajo la cual, aunque aún no se pongan de acuerdo, los científicos y los fieles, puedan hablar mejor y sin tanto rodeo de ciertas cosas…

En fin, disculparan tanto debraye y una felicitación con dotación de agradecimiento extra para quien lo leyó todo…

Todo este texto es una idea, una teoría loca que bien podría ser realidad o que podría ser una fantasía delirante de este su servidor, un poco adormilado, es una postura que puedo exponer, pero que no me interesa defender, por que sin importar bajo que términos hablemos, cada quien defenderá lo que cree cierto, por mas consciente que este de las fallas y posibilidades de error de lo que cree…

Fin de la Entrada.